Dos recetas con calabaza de castilla que no suman azúcar a tu dieta

La calabaza de castilla es una verdura característica de los meses de octubre y noviembre. 

Hoy en día, en toado el mundo se le relaciona con la fiesta norteamericana de Halloween. Sin embargo, en Mesoamérica se cultiva desde la época prehispánica. En México forma parte de la dieta tradicional y es muy común incorporarla a las ofrendas del día de muertos.

En otros países de Latinoamérica también se consume preparada de diferentes formas, aunque se le conoce con otros nombres como zapallo, auyama o ayote.

En la cocina mexicana se utiliza la pulpa, principalmente para preparar dulce de calabaza; las semillas, que se comen como botana o como ingrediente de moles y pipianes; y las flores, con las que se preparan sopas, quesadillas y una infinidad de platillos diferentes.

Aunque en México la pulpa es usada principalmente para preparar el dulce de calabaza que se ofrece a los muertos en los festejos tradicionales del 2 de noviembre, su sabor es lo suficientemente neutro como para poder usarlo tanto en platillos dulces como en platillos salados.

Igual que muchas otras verduras, la calabaza de castilla tiene un gran contenido de agua en su composición, por lo que es un alimento bajo en calorías. Además, es muy rica en vitamina A. Una taza aporta más de la mitad del requerimiento diario de esta vitamina con apenas unas 45 kilocalorías.

Si en esta temporada quieres disfrutar de los beneficios y el delicioso sabor de esta típica verdura otoñal, pero te preocupa añadir azúcar a tu dieta, intenta probar platillos en que este alimento es usado como ingrediente principal, pero sin añadir azúcar, piloncillo ni edulcorantes artificiales. Aquí te dejo dos ejemplos muy fáciles de preparar. 

Crema de calabaza de castilla

crema de calabaza

Ingredientes (4 personas):

  • 400 g de calabaza de castilla
  • 1 cebolla
  • 2 papas
  • 40 g de queso parmesano rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Hierbabuena fresca para adornar

Preparación:

  1. Pela la calabaza y córtala en trozos y ponlos a cocer junto con las papas y la cebolla.
  2. Cuando estén suaves, retira del fuego y licúa.
  3. Regresa al fuego, añade Saludos y pimienta al gusto y suficiente agua (usa la que quedó de la cocción) para darle la consistencia que gustes.
  4. Retira del fuego y agrega un chorrillo de aceite de oliva y el queso parmesano.
  5. Adorna con una ramita de hierbabuena

Guarnición de calabaza al horno

calabaza al horno

Ingredientes (4 personas):

  • 600 g de calabaza de castilla
  • Aceite de oliva
  • Romero fresco picado
  • Comino molido
  • Clavo molido
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 200ºC.
  2. Pela y corta la calabaza en gastones gruesos.
  3. Coloca los trozos en una charola para horno y agrega sal y pimienta.
  4. Hornea a 200ºC en la parte central del horno durante 10 minutos.
  5. Mientras tanto, mezcla el aceite de oliva con el romero, una pizca de clavo y una de comino.
  6. Pasados los 10 minutos, rocía la calabaza con la mezcla de aceite y devuelve al horno.
  7. Hornea 10 minutos más o hasta que esté cocida, pero no se desbarate.

Esta guarnición es ideal para acompañar carnes, aunque también puede servirse como entrada.

Anuncios

Hamburguesas vegetarianas de lenteja

Valor nutritivo aproximado: 250 kilocalorías, 12 g de proteína, 13 g de fibra, 3 mg de hierro por porción

 

Sustituir las carnes por fuentes de proteína vegetal en los platos fuertes algunas veces por semana me parece un buen hábito  para los que no somos vegetarianos. Incrementa nuestro consumo fibra, fitoquímicos, antioxidantes y minerales. Además, le da variedad a la dieta.

Las leguminosas son muy buenas fuentes de proteína sobre todo si se combinan con cereales. Por eso, estas hamburguesas vegetarianas de lenteja me parecen una excelente opción. La receta es del Chef Víctor Niembro Garatachía, docente en la Licenciatura en Nutrición en la Universidad Autónoma del Estado de México y empresario en Be Healthy.

Yo las preparé hace algunos días y la verdad es que quedan muy buenas. La consistencia es muy agradable y el sabor picosito es delicioso.

 

 Ingredientes (6 hamburguesas vegetarianas)

 

  • 500 g de lentejas cocidas y escurridas (reserva un poco del caldo de cocción)
  • 2 huevos
  • 100 g de cebolla picada
  • 100g de pan molido
  • 50 ml de leche de almendra
  • Perejil finamente picado al gusto
  • Ajo finamente picado al gusto
  • Chile serrano al gusto
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite vegetal para freír
  • 6 bollos para hamburguesa (o panes integrales redondos para sandwich)
  • Aceite de oliva al gusto
  • 2 jitomates rebanados
  • ½ pepino en rebanadas delgadas
  • 50 g de jícama rallada
  • 50 g de zanahoria rallada
  • 1 aguacate pequeño

 

Preparación:

  1. Coloca en un tazón grande las lentejas cocidas y escurridas y desbarátalas un poco con un machacador.
  2. Añade los huevos, pan molido, cebolla, ajo, perejil, chile y leche. Incorpora todo usando tus manos. Sazona al gusto con sal y pimienta. La textura debe quedar parecida a la de una mezcla para hamburguesas con carne. Si es necesario, usa un poco del caldo de cocción de las lentejas para suavizar un poco la mezcla.
  3. Divide la mezcla en 6 a 8 porciones (depende del diámetro y grosor que quieras dar a tus hamburguesas) y forma las hamburguesas usando tus manos.
  4. Calienta un poco de aceite para freír en un sartén y cocina las hamburguesas por los dos lados hasta que estén doraditas.
  5. Antes de montar tus hamburguesas, unta los panes con un poco de aceite de oliva. Yo usé panes integrales de esos redondos y delgaditos, bajos en calorías para hacer sandwiches, pero podrías usar algún bollo casero y también quedarían geniales.
  6. Prepara cada hamburguesa poniéndola en el pan y agregando zanahoria y jícama rallada, rodajas de pepino, jitomate y aguacate.

 

Fuente:

Chef Víctor Niembro Garatachía

Be Healthy

Toluca, México

 

 

Tostadas de flor de jamaica con crema de aguacate

Aproximadamente 200 kilocalorías por tostada

¿No sabes qué hacer con las flores de jamaica después de preparar té o agua fresca? Pues aquí te va una idea deliciosa que recientemente me han compartido. Hace unos días, nos reunimos a comer un grupo de amigas. Nuestra anfitriona nos  sirvió como entrada estas tostadas de flor de jamaica con crema de aguacate que están simplemente espectaculares.

No pudo elegir un platillo más atinado para comer entre amigas: además de ser muy original, nadie tuvo que preocuparse por el exceso de calorías o las grasas poco saludables. A la vista está genial y el sabor….para qué te cuento. Mejor pruébalas.

 Ingredientes para 8 tostadas:

  •  8 tostadas de maíz horneadas
  • 3 tazas de flores de jamaica hervidas y escurridas
  • ½ cebolla picada
  • 2 jitomates picados
  • Chile chipotle en adobo, molido o en polvo, al gusto
  • 3 aguacates
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de crema
  • Sal y pimienta al gusto

 Preparación:

Para la Jamaica:

  1. Calienta dos cucharadas de aceite.
  2. Fríe la cebolla y jitomate hasta que estén ligeramente dorados.
  3. Agrega las flores de jamaica bien escurridas.
  4. Sazona con chile chipotle, sal y pimienta.
  5. Fríe las flores hasta que se doren un poco y retira.

 Para la crema de aguacate:

  1. Pela los aguacates y retírales el hueso.
  2. Machaca los aguacates con la crema y las dos cucharadas restantes de aceite.
  3. Sazona con sal y pimienta y bate un poco.

 Para servir las tostadas:

  1. Unta cada tostada con un poco de crema de aguacate.
  2. Sirve encima las flores de jamaica.
  3. Adorna con un poco más de crema de aguacate encima.

Tortitas de brócoli con queso panela

245 kilocalorías, 14 g de proteína, 2 g de fibra, 250 mg de calcio por porción

Aunque en casa no llevamos una dieta vegetariana, me gusta preparar platos fuertes sin carne un par de veces por semana. Es un hábito que me parece saludable y me gusta promover entre mis pacientes. Hay muchos platillos a base de verduras que son deliciosos, nutritivos y fáciles de hacer. Hoy preparé unas tortitas de brócoli con queso panela que quedaron deliciosas y son sencillísimas. Llevan pocos ingredientes, se preparan rápido y son muy versátiles. Aquí les comparto la receta.

 Ingredientes para 5 porciones:

  • 1 tallo grande de brócoli cocido y picado finamente
  • 200 g de queso panela rayado
  • 3 huevos
  • 2 cdas de aceite de canola
  • Sal y pimienta

 

Preparación:

  1.  Bate un poco los huevos en un tazón grande.
  2. Agrega el brócoli picadito y el queso panela.
  3. Condimenta con sal y pimienta al gusto y mezcla bien.
  4. Calienta el aceite en un sartén.
  5. Con una cuchara agrega bolitas de la mezcla al sartén y extiéndelas un poco.
  6. Deja el tiempo suficiente para que se doren un poco de cada lado y retira.

Nosotros las comimos así, sin ninguna salsa. No quedan nada secas. Sin embargo, muy bien puedes bañarlas con alguna salsa o caldillo si se te antoja más.

 

 

 

Sopa de garbanzos con espinacas

160 kilocalorías, 9 gramos de proteína, 8 gramos de fibra por porción

Cuando diseño menús para mis pacientes en control de peso me gusta empezar la comida principal con una sopa. Las sopas aumentan la sensación de saciedad, y si se eligen bien, no suman demasiadas calorías.

Esta sopa de garbanzos con espinacas que te propongo es rica en proteínas y fibra. Además es muy fácil de preparar.

 Ingredientes para 6 porciones:

  •  3 tazas de garbanzos cocidos
  • 1 manojo de espinacas lavadas y escurridas
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 jitomates
  • 2 dientes de ajo
  • 4 a 6 tazas de agua
  • Sal al gusto

 Preparación:

  1. Pica el ajo y el jitomate en trozos grandes.
  2. Calienta un poco el aceite, agrega el ajo y el jitomate y deja que se doren un poco.
  3. Añade unas 4 tazas de agua y sal. Deja un rato hasta que empiece a hervir.
  4. Licúa y regresa a la olla.
  5. Añade los garbanzos cocidos bien escurridos.
  6. Agrega las espinacas troceadas.
  7. Verifica si es necesario agregar más agua y rectifica la sal. Deja hervir unos tres minutos y listo.

Photo by Deryn Macey on Unsplash

¿Qué es el hipotiroidismo y cómo se trata?

¿Qué son la tiroides y las hormonas tiroideas?

La tiroides es una glándula que se encuentra en la parte frontal del cuello. Secreta las hormonas tiroxina, triyodotironina y calcitonina. Estas hormonas son secretadas hacia el torrente sanguíneo para luego ser transportadas a cada tejido corporal.

Las hormonas tiroideas son indispensables para regular la velocidad del metabolismo y la producción de calor. La calcitonina, además, regula las concentraciones de calcio en la sangre.

La tiroides es controlada por la hormona estimulante de la tiroides (TSH) que se produce en la hipófisis y por la  hormona liberadora de tirotropina (TRH) liberada por  el hipotálamo. Cuando los niveles de tiroxina se encuentran altos, se inhibe la secreción de TSH, cuando sus niveles son bajos, ocurre el efecto opuesto. Además, la síntesis de hormonas tiroideas depende de las concentraciones de yodo en el organismo.

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se presenta cuando la glándula tiroides no es capaz de producir suficientes hormonas para mantener el metabolismo funcionando normalmente. Los procesos corporales se vuelven lentos. El metabolismo puede reducirse hasta un 40%.

Algunos signos y síntomas en los adultos  son cara, manos y párpados hinchados, fatiga fácil, intolerancia al frío, estreñimiento, incremento de colesterol y triglicéridos en sangre, piel seca, apatía, depresión. Sin embargo, los síntomas pueden variar entre unas personas y otras y son poco específicos, así que la mejor forma de diagnosticar el hipotiroidismo es a través de una prueba de TSH en la sangre. Encontrar niveles anormalmente altos de TSH significa que hay hipotiroidismo.

Algunas causas de hipotiroidismo son enfermedades autoinmunes, resección quirúrgica de la tiroides, tratamiento con radiación, deficiencia o exceso de yodo en la dieta, tiroiditis viral, entre otras.

¿Cómo se trata el hipotiroidismo?

En la mayoría de los casos el hipotiroidismo no es curable pero puede ser controlado al 100%.

El tratamiento de elección es farmacológico y consiste en reemplazar las hormonas que la tiroides ya no puede producir usando tabletas de tiroxina sintética, que es exactamente igual que la que se produciría en el cuerpo.

El objetivo es mantener normales los niveles en sangre de tiroxina y TSH. El tratamiento será de por vida, por lo que es importante hacer pruebas anuales de TSH  para ir ajustando las dosis de acuerdo a los cambios normales que ocurren con el tiempo. Debe considerarse además, que durante el embarazo, o en caso de tomar medicamentos que afecten el uso de la tiroxina, las pruebas de TSH deberán hacerse con mayor frecuencia para ajustar las dosis oportunamente.

Si hay un buen apego al tratamiento, esto es, las tabletas son tomadas diariamente, y la dosis es la adecuada, es posible mantener el hipotiroidismo bien controlado durante toda la vida, los síntomas desaparecen y no se compromete la calidad de vida.

¿Qué dieta debe llevar una persona con hipotiroidismo?

Las personas con hipotiroidismo pueden seguir una dieta normal, con todas las características de una dieta saludable.

La dieta debe contener un aporte adecuado de yodo. La sal yodada (sal de mesa) es una buena fuente de yodo, aunque debe consumirse con moderación para no excederse con el sodio. Los lácteos, los mariscos y las papas son otras buenas fuentes de yodo.

Mientras los síntomas se controlan, es importante fomentar el consumo de fibra  y líquidos para disminuir el estreñimiento.

En caso de sobrepeso u obesidad es conveniente restringir las calorías para favorecer la  pérdida de peso  y si los niveles de colesterol y/o triglicéridos son elevados debe limitarse el consumo de grasas saturadas y azúcar.

Algunas recomendaciones generales para la dieta son:

  • Evitar dietas excesivamente restrictivas que no puedan mantenerse a largo plazo.
  • Evitar dietas que excluyan grupos completos de alimentos (por ejemplo dietas que excluyan todos los cereales o todas las frutas).
  • Incluir al menos cinco porciones de frutas y verduras diariamente.
  • Sustituir los cereales refinados por cereales de grano entero.
  • Beber abundantes líquidos no azucarados, preferentemente agua natural.
  • Limitar el consumo de azúcar.
  • Leer las etiquetas con información nutrimental de los productos que se consumen y evitar aquellos ricos en calorías, grasas y azúcar.
  • Servirse porciones de menor tamaño.
  • Sustituir las botanas y golosinas por snacks saludables a base de frutas, verduras, yogurt y/o semillas naturales.

 

Fuentes:

American thyroid association. Hypotyroidism. Disponible en https://www.thyroid.org/hypothyroidism/

Ascencio, C. (2012). Fisiología de la nutrición. México: Mc Graw Hill-Interamericana.

Lagua, R., Claudio, V. (2007). Diccionario de nutrición y dietoterapia. 5ª ed. México: Mc Graw Hill-Interamericana.

 

 

 

 

 

Diez desayunos para bajar de peso

¿Te ha pasado que cuando quieres iniciar un plan de alimentación para bajar de peso es cuando sientes más apetito y más se te antojan los alimentos poco saludables? Diversos factores tienen que ver con este problema, entre ellos el estrés, las emociones y las dietas mal planeadas. Iniciar el día con un buen desayuno puede ser parte de la solución. Aunque dentro de una dieta saludable todos los tiempos de comida son importantes, el desayuno juega un papel fundamental cuando se intenta bajar de peso.

Desayunar bien no solo contribuye a cubrir los requerimientos diarios de nutrimentos; además ayuda a controlar el hambre y los antojos a lo largo del día. Es frecuente que las personas que toman un buen desayuno coman menos calorías al final del día.

¿Cómo debe ser un desayuno para bajar de peso?

Un desayuno que contribuya a la pérdida de peso debe ser, por supuesto, parte de una dieta saludable. Además es conveniente que tenga las siguientes características:

  1. Contener al menos un alimento de cada uno de los tres grupos del plato del bien comer: grupo de frutas y verduras, grupo de cereales y tubérculos y grupo de leguminosas y alimentos de origen animal.
  2. Contener una buena fuente de proteína, por ejemplo huevo, yogurt o queso.
  3. Contener una buena fuente de fibra, por ejemplo tortilla de maíz, avena, nopales o frijoles.
  4. Contener grasas saludables como las del aguacate, aceite de oliva o nueces.
  5. Evitar alimentos ricos en azúcar añadida, como leches saborizadas y cereales instantáneos azucarados.
  6. Ser rico en vitaminas y antioxidantes, por ejemplo los que aportan el té verde, las fresas y el jitomate entre otras frutas y verduras.
  7. Evitar platillos de alta densidad energética que sumen demasiadas calorías en poco volumen de comida, por ejemplo donas, pan francés y bebidas con leche entera y azúcar.
  8. Aportar entre un 20 y 30% de las calorías requeridas al día. Consulta con tu nutriólogo cuál es el aporte recomendable para ti de acuerdo con tus objetivos.

 

Ejemplos de desayunos para bajar de peso:

Una dieta saludable debe ser variada y apetitosa. Cuando la dieta que llevas es monótona y repetitiva corres un mayor riesgo de abandonarla antes de alcanzar tus objetivos. Si te pasa que cuando quieres bajar de peso o comer más sano acabas desayunando siempre lo mismo, mira estos diez ejemplos para que eches a andar tu creatividad.

 

Menú 1. Gajos de naranja, huevo revuelto con nopales, tortilla de maíz, té verde.

Menú 2. Fruta picada con yogurt, mugcake de avena con plátano, café.

Menú 3. Manzana, sándwich con pan integral, queso panela, jitomate y aceite de oliva, té verde.

Menú 4. Plátano, pan tostado integral con aguacate y requesón, café.

Menú 5. Enfrijoladas con queso (no fritas), jugo de naranja.

Menú 6. Gajos de toronja, avena con  leche descremada, fresas y almendras.

Menú 7. Ensalada de frutas con queso cottage, amaranto, chía y nueces, té verde.

Menú 8. Melón, huevo estrellado con salsa mexicana, pan integral, café.

Menú 9. Cocktail de frutas, quesadillas de champiñones con requesón, café.

Menú 10. Frutas rojas con yogurt, barra de avena con cocoa hecha en casa, café.

 

Adapta los menús a tus preferencias y necesidades y crea tus propias combinaciones.

Y a ti ¿qué otros menús te han funcionado?