Cómo mantenerte saludable esta Navidad

Recomendaciones para estar saludable y evitar subir de peso en Navidad.

Cada año las fiestas decembrinas son esperadas con ilusión por chicos y grandes. Aunque la Navidad puede tener un significado diferente para cada quien, los días de descanso, las decoraciones navideñas, las reuniones con amigos y familia y las tradiciones heredadas convierten a esta época en algo especial. Pero también es cierto que los excesos en la comida y la bebida, entre otros descuidos con la salud, también están a la orden del día.

Sin embargo, puedes mantenerte saludable esta Navidad. La ganancia de peso y los desajustes con el colesterol, los triglicéridos, la glucosa y la presión arterial no tienen que ser una consecuencia irremediable de las fiestas de fin de año. Si dedicas tiempo para decorar tu casa, cocinar y comprar regalos para tus seres queridos, puedes también dedicar tiempo y atención al cuidado de tu salud. ¡Es el mejor regalo para ti y los tuyos!

No es necesario que renuncies a tus tradiciones, un poco de planeación es suficiente para mantenerte saludable esta Navidad.

Así que aquí te comparto algunas recomendaciones para que las tomes en cuenta.

Recomendaciones para mantener un peso saludable

  • Evita llegar a las reuniones con hambre. Quedarte sin desayunar o sin comer antes de ir a una comida o cena navideña puede sonar como una buena forma de evitar los excesos, pero en muchos casos resulta contraproducente. Si llegas con hambre cuando la oferta de «tentaciones» será irresistible, te será más difícil controlar el tamaño de las porciones y podrías acabar comiendo mucho más de lo necesario. Mejor toma una comida saludable, rica en fibra, abundante en frutas y verduras que te haga sentir satisfecho antes de ir a tu comida o cena y toma suficiente agua natural.
  • Mantente alejado de las botanas poco saludables. Aléjate de las mesas con botanas o circula rápidamente las charolas que las contienen. Muchas de ellas son ricas en calorías y grasas saturadas. Ofrécete a llevar botanas saludables como bastones de verduras o figuritas navideñas a base de frutas. Si no es posible, evita las botanas y resérvate para la hora de los platillos principales.
  • Ten cuidado con las calorías líquidas. Los refrescos, vinos, licores y cocteles pueden ser una verdadera bomba de azúcar y calorías. Planea anticipadamente en qué momento de la reunión tomaras una o dos copas (por ejemplo en el momento del brindis o con el platillo principal) y el resto del tiempo bebe agua natural o mineral sin azúcar.
  • Observa el menú y elige solo algunos de tus platillos favoritos. Siempre que sea posible, intenta conocer el menú antes de comenzar la comida. Identifica cuáles son los más saludables y decide anticipadamente qué platillos no te quieres perder. ¡No tienes que probarlos todos cada vez!
  • Pide que te sirvan porciones pequeñas. No tienes que comer enormes porciones para disfrutar de la fiesta. De lo bueno poco, ya lo dice el dicho.
  • Come despacio y disfruta el momento. Comer lentamente le da tiempo a tu cerebro de mandar las señales de que ya estás satisfecho. Si comes muy rápido, para cuando te sientes lleno ya has comido demasiado. Así que disfruta cada bocado, disfruta de la plática y la compañía.
  • Mantén tu despensa saludable. Durante toda la temporada, los supermercados ponen frente a nuestras narices grandes cantidades de dulces, chocolates, galletas, pasteles y otros alimentos ricos en azúcar y grasa. Si caes en su trampa y compras algunos para tener en casa, te resultará más difícil comer saludable entre fiesta y fiesta. Mantén tu casa libre de tentaciones. Compra solo alimentos frescos, saludables y de temporada para tu día a día y planea tus menús anticipadamente.

Otras recomendaciones para mantenerte saludable esta Navidad

  • Sigue moviéndote. De hecho, intenta moverte más. No permitas que los compromisos y preparativos de las fiestas interfieran con tu salud. Continúa con tu rutina habitual de ejercicio si es que ya tienes una. Si no, aprovecha el tiempo libre para caminar, pasear, andar en bicicleta o cualquier otra actividad física que te resulte placentera. También puedes usar como pretexto para moverte un poco más la necesidad de reordenar y decorar tu casa. Los días fríos y las desveladas entre fiesta y fiesta invitan a quedarse en el sofá viendo una serie, pero evita la tentación de decir: en enero empiezo a hacer ejercicio de nuevo. ¿Porqué no empezar hoy mismo?
  • Come abundantes frutas y verduras. No porque sea temporada navideña tienes que olvidarte de tu dieta saludable. Por el contrario, puesto que es temporada invernal y probablemente cometerás uno que otro exceso, es indispensable que mantengas una dieta rica en fibra y antioxidantes día a día. ¡Desde hoy, no esperes a enero!
  • Mantente bien hidratado. En los días fríos puede resultar más difícil tomar suficiente agua, pero los cambios en los horarios, las reuniones sociales y esas cantidades adicionales de alcohol hacen indispensable que te mantengas bien hidratado. Ten a la mano agua natural para tomar en pequeñas cantidades a lo largo del día o prepara tu infusión favorita.
  • Evita reuniones por compromiso. No tienes que aceptar ir a cada reunión, posada, cena o festejo al que seas invitado. Saber decir NO algunas veces es parte de una vida saludable. No tienes que sentirte obligado a asistir a reuniones que sabes que te traerán más estrés que alegría.
  • Evita fumar y beber en exceso. Las reuniones sociales son el escenario perfecto para los excesos con el alcohol y el tabaco. Por alguna razón, muchas personas sienten que negarse a beber al ritmo de los demás los hace socialmente deficientes. Nada más equivocado. Es perfectamente posible disfrutar de una fiesta sin abusar del alcohol. Planea anticipadamente qué beberás y en qué momento. Y disfruta al máximo la velada manteniéndote sobrio.
  • Huye de los fuegos artificiales. Podría parecer que esta recomendación no tiene nada que ver con las anteriores, pero te sorprendería saber la cantidad de accidentes relacionados con ellos que se registran en estas fechas. Si quieres mantener a tu familia (y mascota) segura, evítalos. Siempre encontrarán formas más seguras de festejar y divertirse.
  • Evita reuniones y lugares concurridos. Y por último, pero no menos importante, recuerda que la pandemia por COVID-19 aún no ha terminado. En cualquier momento puedes contagiarte y contagiar a tus seres queridos. Vacúnate cuando corresponda, evita las reuniones con muchos invitados y acude solo a las más íntimas. Mantén bien ventilados todos los espacios. Evita salidas innecesarias a lugares concurridos y mantén todas las medidas de precaución que ya conoces. Toca seguir siendo responsables por aquellos en alto riesgo de contagiarse y/o enfermar gravemente.

Para asesoría nutricional en línea o presencial busca mis datos de contacto aquí.

Autor: Mariana Alvarez Aceves

Nutrióloga, docente, asesora nutricional en línea. Amante de la docencia, la investigación y la nutrición basada en la evidencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.