Cómo saber si tengo adicción por el ejercicio

Hacer ejercicio es por diferentes  y numerosas razones un muy buen hábito que muchos disfrutamos. Pero existe una diferencia importante entre disfrutar de tu rutina de ejercicio  y ser adicto al ejercicio.

La adicción al ejercicio es una condición real que puede ser causa de serias lesiones, alteraciones hormonales y hasta daño óseo permanente, pero,  como en el caso de otras adicciones, suele ser muy difícil para quienes la sufren reconocerla y aceptarla.

Existen diferentes razones que pueden llevar a una persona a desarrollar hábitos compulsivos con respecto al ejercicio. Para algunos  tiene que ver con su autoestima o  su  imagen corporal.   Para otros es una forma de escape al estrés y las presiones.

Para determinar si una persona es adicta al ejercicio no es tan importante cuantificar el número de sesiones de ejercicio que realiza o su duración,  sino sus sentimientos al respecto y la forma en que su compulsión por el ejercicio afecta su vida.

Para tener una idea sobre  si eres adicto al ejercicio responde con honestidad las siguientes preguntas:

  • ¿Me he perdido de algún evento social porque sentía la necesidad de hacer ejercicio?
  • ¿Mis familiares o amigos se sienten relegados porque frecuentemente estoy haciendo ejercicio en lugar de pasar más tiempo con ellos?
  • ¿Me siento culpable si pierdo alguna sesión de ejercicio que tenía planeada?
  • ¿Perderme una sesión de ejercicio me irrita y me echa a perder el día?
  • ¿Me siento ansioso cuando pienso que algo interferirá con mi rutina de ejercicio?
  • ¿Temo que mi condición física se verá afectada si dejo de ejercitarme un día?

Si contestaste que si a uno o más de las preguntas anteriores, podría ser una señal de que tu relación con el ejercicio no es muy saludable.

Además, con frecuencia las personas con adicción al ejercicio, suelen hacer registros de sus progresos por ejemplo, de la distancia corrida o las calorías quemadas y con mucha frecuencia hablan del ejercicio, leen, investigan y piensan en él.

En ese caso  de que te identifiques con estas sensaciones sería recomendable que buscaras ayuda. Los terapeutas que tratan trastornos de la alimentación  o de la imagen corporal podrían ser una buena opción, puesto que existen similitudes entre estos trastornos y la adicción al ejercicio.

Fuente:

DrSugar: Exercise Addiction — How Much Is Too Much? Disponible en http://www.fitsugar.com/Doctors-Advice-Identifying-Exercise-Addiction-Symptoms-2935898

 

 

 

Anuncios

Anorexia y bulimia: Lo que todos deberíamos saber sobre estos trastornos de la alimentación

Comer es algo que la mayoría de las personas disfrutamos. Para nosotros puede significar hacer algo bueno por nuestra salud, pasar buenos ratos con la familia o los amigos. Hasta los eventos sociales involucran comida. Sin embargo, para una persona con un trastorno de la conducta alimentaria, comer puede acarrear sentimientos muy diferentes.

Todas las personas que de una u otra forma convivimos con niños y adolescentes deberíamos saber reconocer algunas señales de alerta que puedan indicar la presencia de un incipiente trastorno de la alimentación, pues una detección oportuna y un inicio temprano del tratamiento pueden hacer la diferencia entre el éxito de dicho tratamiento o la aparición de consecuencias tan graves como la muerte.

¿Qué es un trastorno de la conducta alimentaria?

Los trastornos de la conducta alimentaria más comunes son la anorexia y la bulimia.

La anorexia y la bulimia son mucho más frecuentes en mujeres, pero también los hombres pueden presentarlas y aunque son más frecuentes en la adolescencia, pueden aparecer también en otras etapas de la vida.  Las adolescentes están expuestas a muchas presiones sociales para ser delgadas, sobre todo de los medios. Estas presiones pueden ser especialmente importantes cuando alguna amiga está siguiendo una dieta o bajando de peso.

Para mantener una actitud saludable con respecto al peso corporal, es importante que los adolescentes comprendan que no todas las personas tienen un tipo de cuerpo que puede ser superdelgado. De hecho, solo unas pocas personas lo tienen. Si una persona no es superdelgada debe aprender a aceptar ese hecho y a aceptarse tal como es.

No existe una única causa para la aparición de un trastorno de este tipo. Diferentes factores pueden estar involucrados y pueden ser diferentes para cada persona. Algunos factores son:

  • Inseguridad
  • Deseo excesivo de “tener todo bajo control”
  • Una imagen corporal distorsionada (sentirse gordo) y desear un cuerpo perfecto
  • Historia familiar de depresión o trastornos de la alimentación
  • Problemas familiares severos
  • Historia de abuso sexual
  • Presión social extrema
  • Presión por actividades artísticas o deportivas como la gimnasia, ballet, etc.

La anorexia es un trastorno caracterizado por la presencia de una pérdida deliberada de peso, provocada o sostenida por el paciente, manteniéndolo por debajo del peso que se  considera normal para determinada edad y estatura con miedo desproporcionado o irracional a engordar, y con distorsión de la propia imagen corporal.

Cuando una persona tiene anorexia, su conducta cambia, especialmente en lo relacionado con la alimentación. Una persona con anorexia puede:

  • Comer solo alimentos “saludables”, que generalmente son bajos en calorías y grasa
  • Cortar sus alimentos en pedazos muy pequeños
  • Pasar más tiempo jugando con la comida en el plato que comiéndola
  • Comprar, prepara y cocinar alimentos solo para otras personas
  • Hacer ejercicio compulsivamente
  • Usar ropa suelta para esconder su cuerpo
  • Pasar menos tiempo con sus amigos y familia
  • Desarrollar rituales para alejar su mente del hambre
  • Enojarse si su rutina diaria tiene que ser modificada

La bulimia es un desorden en que la persona tiene episodios repetidos de ingesta excesiva de alimentos realizada vorazmente, es decir, grandes cantidades en poco tiempo, con sentimiento de pérdida de control durante la ingesta, provocación voluntaria de vómito y preocupación exagerada por el control del peso corporal.

Para una persona con bulimia la depresión, el aburrimiento o el enojo pueden llegar a convertirse en un atracón, en el que pueden comerse entre 3000 y 7000 calorías en unas pocas horas. Durante estos atracones la persona come como un robot, masticando y deglutiendo sin prestar atención a los sabores o sensaciones de hambre o saciedad y parando solo hasta que se acabó el alimento o el estómago duele demasiado como para seguir comiendo. Después del atracón viene el sentimiento de culpa y el miedo a engordar, por lo que la persona se purga vomitando o tomando laxantes que le causen diarrea. Después puede volver a hacer ejercicio y a seguir una dieta estricta hasta que llega un nuevo atracón.

Una persona con bulimia no tiene un completo control sobre lo que come, por lo tanto puede:

  • Tener miedo de comer con otras personas por no poder controlar su deseo de darse un atracón y aislarse
  • Comer a escondidas
  • Robar comida o esconderla
  • Gastar mucho tiempo, energía y dinero como consecuencia de su problema

Características generales de las personas con trastornos de la alimentación

  • Tienen una imagen corporal distorsionada (se ven gordos a sí mismos, aún cuando no lo son)
  • Tienen pensamientos obsesivos con respecto a los alimentos o la figura corporal
  • Padecen depresión
  • Realizan ejercicio físico en exceso
  • Pueden ser muy perfeccionistas
  • Tienen dificultad para concentrarse
  • Tienen una autoestima baja
  • Presentan conductas autodestructivas
  • Son irritables

Características particulares de las personas con anorexia o bulimia

Anorexia Bulimia
Edad: Entre 13 y 18 años Edad: Entre 15 y 25 años
Pérdida de peso severa Pequeños cambios de peso
Figura muy adelgazada Figura de apariencia normal
Personalidad rígida Personalidad desorganizada
Niegan tener hambre Aceptan tener mucha hambre
Vida sexual inactiva Vida sexual activa
Períodos menstruales ausentes Períodos menstruales irregulares
Niegan tener un desorden alimentario Conciencia de que hay un desorden alimentario
Resistencia al tratamiento Aceptación del tratamiento
Muerte por desnutrición o suicidio Muerte por pérdidas de potasio o suicidio

¿Quiénes pueden desarrollar anorexia?

Las adolescentes que desarrollan anorexia son generalmente buenas estudiantes, incluso demasiado estudiosas. Tratan de llevarse bien con los demás y son perfeccionistas. No aceptan ayuda de los demás para nada. Aparentan tener todo bajo control, pero son inseguras de sí mismas, demasiado autocríticas y tienen baja autoestima. Les preocupa demasiado agradar a los demás y hacer cosas para satisfacer a otros.

¿Qué signos pueden alertar acerca de la presencia de anorexia?

  • No poder dejar de estar a dieta, aunque se haya bajado mucho de peso.
  • Aunque se haya bajado mucho de peso, la persona sigue viéndose gorda a sí misma.
  • No puede dejar de hacer ejercicio.
  • No se presenta el período menstrual cada mes.

¿Quiénes pueden desarrollar bulimia?

Las personas que desarrollan bulimia suelen tener dificultades para controlar sus impulsos, el estrés o la ansiedad. No están contentas con su imagen corporal y piensan que tienen demasiada grasa corporal, por lo tanto suelen ponerse “a dieta”, pero entonces en respuesta a la ansiedad y otras emociones se dejan llevar por sus impulsos y comen de forma compulsiva.

Algunas de las personas que desarrollan bulimia tienen historia de depresión, abuso físico o sexual en la infancia o adicciones.

¿Qué signos pueden alertar acerca de la presencia de bulimia?

  • Preocupación excesiva por la figura corporal.
  • Ponerse a dieta y luego tener “atracones” de comida, con un posterior sentimiento de culpa.
  • Provocarse el vómito o tomar laxantes o diuréticos.

Tratamiento de la anorexia y bulimia

 El éxito del tratamiento depende de muchos factores como el deseo del paciente de cooperar, el apoyo de la familia y la etapa de la enfermedad en que se inicia. Las oportunidades de tener un tratamiento exitoso son mucho más altas cuando el trastorno se diagnostica tempranamente y se recibe ayuda oportunamente.

 El tratamiento requiere del trabajo interdisciplinario de diferentes profesionales de la salud como pediatras, nutriólogos y psicoterapeutas.

En el tratamiento de la anorexia, la recuperación de peso corporal es crucial. La paciente puede tener que ser hospitalizada, sobre todo si se rehúsa por completo a comer y requiere ser alimentada a través de una sonda.

La terapia de las personas con trastornos de la conducta alimentaria deberá estar enfocada a ayudarles a  entender como están usando a los alimentos como una forma de manejar sus problemas y sentimientos, a mejorar su imagen de sí mismas y a ser independientes para que puedan tomar el control de sus vidas de forma positiva. Generalmente se emplearán tanto terapias individuales como familiares.

Los trastornos de la alimentación son condiciones de salud muy serias que pueden poner en riesgo la vida y no desaparecen por sí solas. Es indispensable que sean diagnosticadas y tratadas por profesionales capacitados.

 

Fuente:

American Academy of Pediatrics. Eating Disorders: What You Should KnowAbout Anorexia and Bulimia. *Pediatric Nutrition Handbook CD-ROM* 4a ed. USA: American Academy of Pediatrics.

 

Dieta de las bolas de algodón: Nueva moda para adelgazar

Una nueva dieta absurda para adelgazar se ha extendido entre las adolescentes gracias a publicaciones en you tube y en sitios web que promueven conductas alimentarias inapropiadas.

La dieta de las bolas de algodón consiste en comer bolitas de este material remojadas en jugo, licuado o alguna otra bebida con la intención de sentir llenura sin ingerir calorías.

El grupo de edad más vulnerable es el de las niñas de entre 9 y 16 años. Algunas comen el algodón antes de otras comidas para reducir su consume calórico, pero otras intentan sobrevivir sin comer nada más.

Entre los riesgos potenciales de esta peligrosa conducta se encuentran:

  • Atragantamiento y asfixia al tragar el algodón.
  • Intoxicación por sustancias químicas, pues difícilmente el “algodón” que tenemos  al alcance es realmente algodón al 100%, sino que más bien es una mezcla de diferentes fibras tratadas químicamente.
  • Anemia y desnutrición, al disminuir radicalmente el consumo de alimentos.
  • Formación de bezoares y  obstrucción intestinal, cuando grandes masas de algodón se quedan atrapadas en el intestino, lo que puede ser muy peligroso e incluso puede resultar mortal.

Es importante hacer notar que la adopción de medidas extremas como la de comer bolas de algodón para adelgazar a menudo se relaciona con enfermedades psiquiátricas y trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia, la bulimia o la pica.

Situaciones alarmantes como esta ponen de manifiesto la necesidad de que padres de familia, maestros y la sociedad en general hagamos conciencia sobre lo  importante que es por un lado permanecer atentos a la información a la que tienen acceso los niños y adolescentes y por otro lado a la importancia de trabajar día a día en el fortalecimiento de la autoestima y el desarrollo de una imagen corporal saludable en los jóvenes.