La verdad sobre los masajes reductivos

Los masajes son una terapia muy antigua que últimamente ha generado renovados intereses en diferentes campos de la salud como la medicina deportiva, la relajación y hasta el control de peso. Pero ¿en realidad los masajes reductivos pueden hacer adelgazar?

Los masajes son manipulaciones de los tejidos corporales. Consisten en presionar, frotar o golpear determinadas regiones del cuerpo con cierta intensidad y ritmo.

Las técnicas del masaje se consideran un arte, pero la investigación continua aclarando algunos de los mecanismos por medio de los cuales los masajes producen efectos fisiológicos y psicológicos.

Los masajes en el área de la medicina deportiva han demostrado reducir el dolor y restablecer la función muscular normal más rápidamente luego de una lesión.

La verdad sobre los masajes reductivos

Hoy en día existen infinidad de clínicas y spas que ofrecen tratamientos alternativos para adelgazar, entre ellos los masajes reductivos.

Los masajes para adelgazar son una modalidad de masaje que se realiza con una presión fuerte y una velocidad más rápida a la usual, trabajando las zonas con mayor  cantidad de grasa del cuerpo, provocando calor con movimientos especiales. Se utilizan técnicas como amasamiento, pellizcamiento, roce y percusión.

Por medio de los masajes reductivos, quienes los promueven aseguran poder eliminar la grasa localizada y estilizar el contorno de la figura, logrando reducir centímetros de la zona del cuerpo trabajada, por ejemplo la cintura, en unas cuantas sesiones. Cada sesión de masaje tiene una duración de entre 45 minutos y 3 horas, dependiendo del centro o masajista que los ofrece.

En la mayoría de los casos, quienes ofrecen estos masajes indican dieta y ejercicio como parte fundamental del tratamiento para adelgazar.

Aunque son una técnica a la que muchas personas acuden en su deseo por adelgazar, debe tomarse en cuenta que sus efectos no son duraderos. Lo más probable es que los centímetros perdidos se recuperen poco tiempo después.

Desde la perspectiva de la ciencia médica, los masajes no tienen ninguna aplicación en el tratamiento del sobrepeso o la obesidad, dado que lo único que consiguen es desplazar los contenidos de agua existentes entre una célula y otra, por lo que solamente se consigue con ellos eliminar agua y no depósitos de grasa.

La realidad es que la grasa corporal únicamente puede eliminarse por medio de procesos bioquímicos dentro del organismo. Para reducir la grasa acumulada esta tiene que ser usada por el cuerpo como fuente de energía.

Para comprenderlo mejor es necesario entender que la grasa corporal se almacena dentro de células llamadas adipocitos. Las gotas de grasa dentro de estas células se encuentran rodeadas por una membrana celular y solo son liberadas cuando se les necesita como fuente de energía o para formar compuestos en el organismo que requieran de grasa en su estructura. En consecuencia, pretender reducir la grasa corporal manipulándola físicamente a través de un masaje resulta inútil.

Para reducir las acumulaciones de grasa en el cuerpo es necesario seguir una dieta sana baja en calorías, incrementar la actividad física diaria y hacer ejercicio de intensidad moderada.

Con un masaje reductivo NO se puede:

  • Disolver la grasa corporal
  • Reabsorber la grasa corporal
  • Incrementar significativamente el gasto diario de calorías
  • Disminuir el porcentaje de grasa corporal
  • Disminuir el riesgo cardiovascular relacionado con el exceso de grasa corporal

Posibles efectos secundarios de los masajes reductivos

  • Reacciones alérgicas a los geles y cremas empleados para dar el masaje.
  • Formación de moretones desde leves hasta severos dependiendo de la sensibilidad de cada persona y de la habilidad del masajista.
  • Los centímetros que logran reducirse con el masaje se recuperan rápidamente.
  • Confiar demasiado en los masajes y no dar importancia a una alimentación saludable y a la realización de ejercicio físico puede traer consecuencias negativas.
  • Pueden resultar dolorosos para muchas personas.
  • Los masajes enérgicos y frecuentes pueden reducir el tono muscular de los músculos.

Los masajes ofrecidos por un terapeuta competente pueden servir para:

  • Mejorar la circulación
  • Liberar la tensión muscular
  • Reducir el estrés y la ansiedad
  • Recuperar más rápidamente los músculos después del ejercicio intenso
  • Reducir los dolores musculares
  • Dejar una sensación de relajación, rejuvenecimiento y bienestar