7 hábitos de quienes logran bajar de peso

Todo el mundo sabe que para bajar de peso es necesario llevar una dieta saludable, consumir menos calorías y hacer más ejercicio. Pero aunque todos conocen la “fórmula” solo unos pocos logran aplicarla con éxito.

Por supuesto que para adelgazar debes adoptar una dieta sana e identificar los factores que te han hecho subir de peso como el sedentarismo,  el consumo excesivo de azúcar, o el responder con comida a tus emociones, pero además de vigilar lo que sirves en tu plato hay algunos hábitos que pueden hacer la diferencia entre desear bajar de peso y lograr bajar de peso.

Hábito 1. Ser muy específico.

Plantearse objetivos vagos e imprecisos, o peor aún, no plantearse ninguno conduce directo al fracaso. Es mucho más sencillo motivarse cuando se conoce la diferencia exacta entre el lugar en el que estamos y el lugar en el que queremos estar. Así que si el objetivo a seguir es: “quiero bajar de peso”, hay que pensar en algo como “quiero bajar 5 kilogramos antes de la cena de Navidad”. Pide ayuda a un profesional de salud de tu confianza para que te ayude a establecer un objetivo razonable para tí.

Hábito 2. Ser optimista pero también realista

Cuando se quiere bajar de peso es indispensable creer en uno mismo y convencerse de que el objetivo planteado se va a poder alcanzar. Pero tampoco se puede creer que será sencillo.  Adelgazar nunca ha sido fácil y nunca lo será. Habrá algunas dificultades y saberlo de antemano ayuda a sortearlas. Tener un plan facilitará el camino. Requerirá de una buena dosis de esfuerzo, pero valdrá la pena cada gota de sudor que cueste.

Hábito 3. Crear un plan para emergencias

Vacaciones, cumpleaños, comidas de trabajo,  y otros compromisos son un riesgo hasta para los más comprometidos con su dieta. Muchas situaciones pueden presentarse y sabotear los más genuinos esfuerzos por adelgazar. La diferencia está en prever que esto puede pasar y saber de antemano lo que puede funcionar para cada quien en cada ocasión.

Así que hay que escribir anticipadamente un plan que incluya estrategias personales como:

…si me invitan a comer, pediré ensalada,….si habrá mucho trabajo en la oficina toda la semana mejor llevaré mi propia comida,… si mi compañera de al lado pica frituras frente a mí todo el día, yo tendré a la mano goma de mascar sin azúcar….., etc.

Hábito 4. Cocinar con más frecuencia

Comer fuera o comprar comida preparada puede ser muy práctico y divertido, pero está comprobado que se relaciona con una mayor ganancia de peso corporal. Cocinar más seguido permite tener un  mejor control sobre los ingredientes y los tamaños de las porciones de lo que comemos.

No es necesario ser un chef experto o dedicarle horas a la cocina. Hay muchos platillos  muy sencillos, rápidos de preparar y saludables. Además seguramente el bolsillo también lo agradecerá.

Hábito 5. Mantenerse activo aún fuera del gimnasio

Ir al gimnasio, inscribirse en un club deportivo o  a una clase de fitness es sin duda de gran ayuda cuando se quiere bajar de peso. Pero nunca hay que subestimar el valor de volverse más activo en la vida diaria, para siempre. Desde usar las escaleras, buscar el punto más alejado del estacionamiento, caminar mientra hablamos por teléfono o caminar para ir a las compras, hasta hacer  más labores domésticas, pasear al perro o arreglar el jardín. Todas estas pequeñas y aparentemente insignificantes actividades al sumarse pueden hacer una gran diferencia.

Hábito 6. Ejercitar la fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad y el autocontrol crecen  y se fortalecen conforme se ejercitan. Deben irse trabajando y exigiendo un poco más cada vez. Así que es conveniente ir avanzando con pasos cortos pero firmes siempre en la misma dirección.

Hábito 7. Hacer un registro escrito de los progresos

Tener una visión clara del camino que se ha recorrido y todo el que falta para llegar al destino hace más fácil el control de peso. Registrar el peso, las calorías que se están consumiendo y la actividad física que se está logrando hacer diariamente y comparar estos puntos con los que se han programado anteriormente ayuda a no herrar el camino.

 

 

Anuncios

Qué es una dieta  y cuáles son las características de la dieta recomendable

Hoy, después de un poco más de 100 entradas en este blog me he dado cuenta de que he cometido un gravísimo error. He hablado de dieta en la mayoría de los posts. Y si no he mencionado esta palabra en algunos, de cualquier forma todos están relacionado con ella ¡Y nunca he escrito sobre lo que es  una dieta y cuáles son las características generales de la dieta recomendable! Bueno, pues hoy quiero enmendar ese error.

Así que dieta por aquí, dieta por allá, debes ponerte a dieta, voy a empezar una dieta, el doctor ordenó hacer dieta, dieta de la luna, dieta vegetariana, dieta saludable…pero después de todo tal vez te preguntes qué es una dieta.

La dieta es el conjunto de alimentos y platillos que se consumen cada día. La palabra dieta proviene del griego dayta, que significa modo de vida. Desde este punto de vista, la dieta es el hábito o forma de comer de un individuo o una población.

Por hábito alimentario nos referimos al conjunto de conductas adquiridas por un individuo, por la repetición de actos en cuanto a la selección, preparación e ingestión de alimentos.

Una persona puede llevar una dieta poco saludable, rica en grasas y azúcar que favorezca el sobrepeso y las enfermedades….o puede adoptar las características de la dieta recomendable que le ayudarán a mantener un peso saludable y una mejor calidad de vida.

Con frecuencia se entiende por dieta a un régimen especial, por ejemplo para bajar de peso o para controlar alguna enfermedad como la diabetes. Pero en este caso se hace referencia a una dieta modificada o dieta terapéutica.

 Qué factores determinan a la dieta

 La dieta de los seres humanos es omnívora por naturaleza, aunque algunos opten por una dieta vegetariana por razones ideológicas o religiosas.

La dieta de una población está determinada por diversos factores, por ejemplo:

  • Biológicos
  • Sociales
  • Culturales
  • Económicos
  • Geográficos

Entonces, la cantidad de proteínas que requiere un adolescente deportista, no es la misma que conviene a un adulto mayor con insuficiencia renal. De la misma manera, lo que es una dieta aceptable en una población puedo no serlo en otra. Por ejemplo, en la dieta de los chinos se consumen animales como ratones, perros y escorpiones, que podrían no ser alimentos aceptados en la dieta occidental.

En un mismo país como México, existen grandes diferencias entre unas regiones y otras gracias a estas diferencias geográficas, culturales y económicas.

Además, existen otros factores individuales que también determinan la dieta de cada persona, como su estado de salud, sus gustos y  sus preferencias entre otros.

 Cómo debe ser la dieta de los humanos

Como ya habrán imaginado, si la dieta está determinada por tantos factores diferentes, es imposible pensar en que un mismo tipo de dieta pueda ser calificado como adecuado o inadecuado para todas las personas.

Lo cierto es que la dieta humana debe proveer suficiente energía y nutrimentos para permitir el funcionamiento normal del organismo y el mantenimiento de la salud física y mental. Además, en general la dieta recomendable tiene 6 características básicas.

Características de la dieta recomendable

Completa: Una dieta es completa cuando incluye por lo menos un alimento de cada uno de los grupos en cada una de las comidas principales. En el caso de México estos grupos de alimentos son los que se incluyen en le Plato del Bien Comer:

  • Frutas y verduras
  •  Cereales y tubérculos
  • Leguminosas y alimentos de origen animal

plato del bien comer

Suficiente: Se cumple con esta característica de la dieta recomendable cuando las cantidades de alimentos y nutrimentos que se consumen cubren las necesidades del organismo, pero sin excesos.  Debe ser suficiente en cantidad para que la persona puede saciar su apetito y la dieta le proporcione los nutrimentos que cubran sus necesidades, pero sin generar sobrepeso.

Equilibrada:La dieta es equilibrada cuando tiene las proporciones correctas de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Aunque la proporción más adecuada puede variar para cada persona o población, en general se recomienda la siguiente:

dieta equilibrada

Adecuada: La dieta recomendable debe adecuarse a las condiciones de cada persona y situación, por ejemplo a su edad, actividad física, región donde habita, época del año, nivel socioeconómico, etc.

Inocua: La dieta puede considerarse inocua cuando no  perjudica a la salud, tanto por no contener sustancias perjudiciales en cantidades peligrosas, como por no poseer gérmenes patógenos, lo cual exige una preparación higiénica, ofrecida en recipientes limpios, etc.

Variada: La dieta recomendable debe contener diferentes alimentos dentro de cada grupo y estos deben ser preparados de diferentes maneras.

Qué es una dieta para para bajar de peso

Como ya se dijo arriba, muchas personas al hablar de “dieta” se refieren a un régimen especial para adelgazar. Así que cuando les oímos decir “estoy a dieta” se refieren en realidad a que están siguiendo una dieta terapéutica con la finalidad de perder peso.  Con respecto a estas dietas para bajar de peso existen cientos de tipos diferentes y los expertos aún no han podido concluir cuál es la ideal. Algunos sugieren que deben ser bajas en grasas, otros que deben ser bajas en hidratos de carbono,  y otros más que lo ideal es que sean equilibradas.

Desde mi punto de vista, lo más prudente en realidad es que una dieta para bajar de peso debe ser una dieta con las mismas características de la dieta recomendable que se mencionaron arriba, pero con una cantidad de calorías tal que favorezca un déficit de energía. Entonces, como debe obedecer a diversos factores propios de cada individuo, debe ser individualizada. Lo que significa que una misma dieta puede funcionar para una persona pero no para otra.