¿Puedo hacer ejercicio si tengo diabetes?

Al igual que para todas las personas, para quienes tienen diabetes el ejercicio regular proporciona grandes beneficios. Mejora el control de la enfermedad, ayuda a prevenir complicaciones y mejora la calidad de vida. Hasta puede disminuir la cantidad de insulina o medicamentos que se requieren para mantener la glucosa en niveles aceptables.

El ejercicio regular reduce el riesgo de complicaciones del corazón, reduciendo los niveles de colesterol LDL (malo) y mejorando los niveles de colesterol HDL (bueno). Además mejora la circulación y reduce las dolorosas complicaciones neurológicas.

Si tienes diabetes y pretendes empezar a hacer ejercicio toma en cuenta los siguientes puntos:

  • Antes de empezar habla con tu médico para que te ayude a determinar el tipo de ejercicio que más te conviene, la hora del día más adecuada para hacerlo y si debes hacer alguna modificación en la dosis o distribución de tus medicamentos.
  • Diseña un plan de ejercicios que te convenga de acuerdo con lo que tu médico te recomendó. Lo ideal es hacer al menos 2.5 horas de ejercicio moderado a la semana según recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón. Obtendrás todavía mayores ventajas si repartes este tiempo a lo largo de la semana, esto es, en 5 sesiones de 30 minutos cada una. Un buen programa de ejercicios debe incluir unos minutos de ejercicios de estiramiento, ejercicio aeróbico que aumente la frecuencia cardiaca y ejercicios de fuerza que fortalecerán los músculos y huesos. Solicita la ayuda de un entrenador físico para planear tu rutina.
  • No omitas ninguna de las comidas del día, menos aún antes de ejercitarse. Asegúrate de comer algo entre 1 y 3 horas antes de tu sesión de ejercicios.
  • Mide tus niveles de glucosa en sangre regularmente. Si antes de empezar a hacer ejercicio tu glucosa se encuentra por debajo de 100 mg/dl toma un refrigerio con carbohidratos, como una porción de fruta antes de comenzar. Si tu glucosa se encuentra por arriba de 250 mg/dl será mejor que pospongas el ejercicio para otra ocasión. Si después de terminar el ejercicio tu glucosa se encuentra baja y falta tiempo para tu siguiente comida toma también un refrigerio con carbohidratos como una porción de fruta o unas galletas bajas en grasa.
  • Cuida tus pies utilizando calzado adecuado para hacer ejercicio, el cual debe ajustarse bien a tus pies pero sin oprimirlos y sin apretar tus dedos. Usa calcetines de algodón y revisa tus pies al terminar el ejercicio en busca de ampollas, cortaduras, enrojecimiento o algún otro tipo de lesión que deba ser atendido.
  • Si harás ejercicio intenso fuera de casa, lleva contigo una identificación con tu nombre, dirección, centro de salud, nombre de tu médico y tipo y dosis de insulina o medicamentos que empleas.
  • Si tomas medicamentos hipoglucemiantes o te aplicas insulina, lleva contigo una dosis de carbohidratos de rápida absorción para usarla en caso de hipoglucemia. Algunas opciones pueden ser: dos cucharadas de pasitas, 5 carameloso ½ tza de jugo de fruta.
  • Bebe suficiente agua antes, durante y después del ejercicio.

 

 

 

Anuncios

Beneficios del nopal, un alimento muy mexicano

El nopal es una planta cactácea originaria de México que se cultiva en las zonas más secas y áridas de México y otros países de Latinoamérica. Desde América se distribuyó  hacia  España  y  después  por  toda  la cuenca del Mediterráneo.

La pulpa del nopal se consume como alimento en varios países al igual que su fruto llamado tuna. En México el consumo de nopal se realiza desde hace aproximadamente 25 000 años.

El nopal tiene excelentes cualidades nutritivas entre las que destacan su alto contenido de calcio y de fibra, tanto soluble como insoluble que se han relacionado con numerosos beneficios a la salud por lo que ha sido considerado un alimento funcional.

Su contenido de fibra varía de unas especies a otras, por ejemplo, la concentración de pectina puede variar del 5.3 al 14.2%, la de mucílago del 3.8 al 8.6%, la de hemicelulosa del 5.2 al 13.8 y la de celulosa del 3.5 al 13.2%. De cualquier forma, todas las especies se consideran ricas en fibra.

Valor nutritivo del nopal

NUTRIMENTO CONTENIDO EN 100 G DE NOPAL COCIDO
Agua

139.63 g

Kilocalorías

22

Proteínas

2 g

Grasa

0.07 g

Carbohidratos

4.86 g

Fibra

3g

Calcio

243 mg

Potasio

289 mg

Magnesio

70 mg

Fósforo

24 mg

Vitamina A

33 mcg

Vitamina C

7.9 mg

 

Beneficios del nopal

Se han atribuido al consumo del nopal diferentes beneficios, entre los más importantes se encuentran los siguientes:

Auxiliar en el tratamiento de la obesidad. El nopal es un alimento muy bajo en calorías. Alrededor del 80% de su peso es agua, así que en 100 g solo aporta 22 kilocalorías. Además su contenido de fibra favorece la sensación de saciedad por lo que es útil para controlar el apetito y reducir el consumo energético. Pero más allá de este beneficio, existen algunas evidencias de que el consumo de nopal puede ayudar a reducir algunos de los indicadores de síndrome metabólico  y de hígado graso en pacientes obesos.

Auxiliar en la prevención y tratamiento de la Diabetes Mellitus tipo 2. Gracias a su contenido de fibra, incluir nopales en la dieta puede ayudar a reducir los niveles de  glucosa postprandial y de insulina en sangre tanto en personas sanas como en personas con Diabetes Mellitus tipo 2, lo que puede ayudar a mejorar el control metabólico de las personas con esta enfermedad mejorando su calidad de vida. Este efecto se debe a que el alto contenido de pectina disminuye la absorción de carbohidratos de la dieta.

Buena fuente de Calcio. El nopal es uno de los alimentos vegetales con más alto contenido de calcio, lo que favorece la salud ósea, y muchas otras funciones orgánicas, entre ellas la regulación de la presión arterial.

Auxiliar en la prevención y tratamiento de las dislipidemias. El contenido de fibra de los nopales ayuda a regular los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre inhibiendo su absorción, lo que puede reducir el riesgo cardiovascular.

Auxiliar en el tratamiento del estreñimiento. Otra de las propiedades del nopal es que por contener fibra soluble e insoluble, ayuda a corregir el estreñimiento y favorece la salud del colon.

Fuente de antioxidantes. Como otros vegetales, el nopal contiene polifenoles, vitaminas y otros componentes con funciones antioxidantes importantes en la prevención de enfermedades crónicas.

Antibiótico natural. Algunas plantas se caracterizan por un tipo característico de intercambio de gases llamado metabolismo ácido crasuláceo, el cual, produce ciertos ácidos orgánicos que en las cactáceas inhibe o suspende el crecimiento de varias especies bacterianas. De ahí que tanto el consumo del nopal como la aplicación de cataplasmas de pencas de nopal tenga efectos benéficos en heridas e infecciones de la piel.

Cómo incluir a los nopales en la dieta

Existen muchas formas de incluir a los nopales en la dieta para aprovechar sus beneficios. Pueden consumirse crudos en ensaladas o licuados, cocidos en diferentes tipos de platillos o asados.

El sabor de los nopales es suave, así que  es muy versátil y puede emplearse en muchos platillos diferentes. Una de sus desventajas es que al cocerse produce una “baba” viscosa que puede ser desagradable para algunas personas, sin embargo si se prepara adecuadamente se puede eliminar esta desventaja.

Ejemplos de recetas con nopales

Tostadas de nopales

Nopalitos con adobo

Salmón con salsa de cilantro y nopales

Nopales rellenos

Más ejemplos

 

Fuentes:

Bautista-Justo, Mayela, Pineda Torres, Rosa Inés, Camarena-Aguilar, Ernesto, Alanís- Guzmán, Guadalupe, Da Mota, Victor Manuel, Barboza- Corona, José Eleazar. El Nopal fresco como fuente de fibra y calcio en panqués. Acta Universitaria [en linea] 2010, 20 (Septiembre-Diciembre) : [Fecha de consulta: 16 de septiembre de 2014] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=41615947002&gt;

Guevara-Cruz M, Tovar AR, Aguilar-Salinas CA, Medina-Vera I. A dietary pattern including nopal, chia seed, soy protein, and oat reduces serum triglycerides and glucose intolerance in patients with metabolic syndrome. J Nutr. 2012 Jan;142(1):64-9. doi: 10.3945/jn.111.147447. Epub 2011 Nov 16.

López-Romero P, Pichardo-Ontiveros E, Avila-Nava A, Vázquez-Manjarrez N, Tovar AR, Pedraza-Chaverri J, Torres N.

The Effect of Nopal (Opuntia Ficus Indica) on Postprandial Blood Glucose, Incretins, and Antioxidant Activity in Mexican Patients with Type 2 Diabetes after Consumption of Two Different Composition Breakfasts. J Acad Nutr Diet. 2014 Aug 12.

Morán-Ramos S, Avila-Nava A, Tovar AR, Pedraza-Chaverri J, López-Romero P, Torres N. Opuntia ficus indica (nopal) attenuates hepatic steatosis and oxidative stress in obese Zucker (fa/fa) rats. J Nutr. 2012 Nov;142(11):1956-63.

United States Department of Agriculture. What’s In The Foods You Eat Search Tool. Disponible en http://www.ars.usda.gov/services/docs.htm?docid=17032

Cómo reducir el consumo de azúcar

Actualmente el consumo de azúcar en muchos países occidentales suele ser mucho mayor que el límite recomendado. El consumo elevado de estos azúcares incrementa el riesgo de obesidad y se relaciona también con presión arterial elevada y triglicéridos altos, que son factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares y probablemente también con otras muchas enfermedades crónicas.

La Asociación Americana del Corazón recomienda que el consumo de calorías a partir de azúcares añadidos en la dieta no supere las 100 kilocalorías para las mujeres o las 150 para los hombres, lo que equivale a 6 y 9 cucharaditas respectivamente. Las cantidades recomendadas para los niños son aún menores.

Aunque algunos de nuestros órganos, como el cerebro, requieren de azúcar  (glucosa) para llevar a cabo sus funciones normalmente, podemos obtener esa glucosa a partir de los alimentos que consumimos, aún cuando no se les añada azúcar. Además, algunos alimentos como las frutas, lácteos y cereales contienen azúcares de forma natural.

Los azúcares añadidos son azúcares o jarabes adicionados a los alimentos durante su procesamiento o preparación o agregados en la mesa. Muchos alimentos y bebidas industrializados contienen grandes cantidades de azúcares añadidos. En la industria alimentaria se añade azúcar a muchos productos para mejorar su sabor, modificar su textura o como conservador.

Recomendaciones para reducir el consumo de azúcar

  1. Reduce o elimina la cantidad de azúcar que añades a tu café, té, cereal, leche, etc.
  2. Considera que las “fuentes más naturales” como la miel o el azúcar mascabado también cuentan como azúcar añadida, así que no te dejes engañar.
  3. Reduce la cantidad de bebidas endulzadas que tomas. Sodas, refrescos, aguas de sabor, jugos industrializados, leche saborizada, café con leche, capuchino, son una bomba de calorías líquidas con grandes cantidades de azúcar.
  4. Cambia el yogurt endulzado por yogurt natural.
  5. Busca variedades de cereales que no estén escarchadas con azúcar, miel o chocolate.
  6. Disminuye tu consumo de pan dulce, bizcochos, pasteles, postres, caramelos y helados.
  7. No confundas “light” con libre de azúcar. Revisa también las etiquetas de los productos bajos en calorías.
  8. Si tienes antojo de comer algo dulce come frutas naturales frescas o secas, pero sin azúcar añadida.
  9. Lee las etiquetas de los productos industrializados que compres. Aún las galletas “saludables” y las barras energéticas pueden estar cargadas de azúcar. También algunos productos que no son dulces, como los aderezos o la salsa catsup contienen azúcar, así que analiza bien los productos que elijas.

Desafortunadamente, en la información nutrimental disponible en el etiquetado de la mayoría de los productos industrializados solo se reporta la cantidad de azúcar total sin informar la cantidad de azúcares añadidos y la cantidad de azúcares naturalmente disponibles en el o los ingredientes por separado. Por ejemplo, un yogurt sabor fresa tiene el azúcar natural de la leche (lactosa), tal vez un poco de azúcar natural de las fresas y el azúcar que se añade para modificar su sabor. Sin embargo la etiqueta solo informa la cantidad total de azúcar, lo que hace difícil estimar la cantidad real de azúcar añadida que estamos comiendo.

De cualquier manera podemos detectar en la lista de ingredientes la presencia de azúcar añadida cuando encontramos palabras como:

  • Azúcar
  • Azúcar granulada
  • Azúcar morena
  • Azúcar mascabado
  • Azúcar invertido
  • Miel
  • Sacarosa
  • Fructosa
  • Glucosa
  • Dextrosa
  • Melaza
  • Maltosa
  • Jarabe de malta
  • Jarabe de maíz
  • Jarabe de maple
  • Jarabe de alta fructosa
  • Concentrado de jugo de fruta
  • Jugo concentrado de caña

 

Qué es la carnitina y para qué sirve

No se si por mera casualidad, o porque se está poniendo de moda nuevamente, pero en las últimas semanas me han preguntado varias veces sobre la utilidad de la suplementación con carnitina. Así que me he dado a la tarea de escribir la entrada de hoy sobre este tema, que espero les resulte de utilidad.

Qué es la carnitina

La carnitina es un compuesto similar  a una vitamina que se sintetiza en el hígado y los riñones a partir de los aminoácidos lisina y metionina. Para su síntesis son necesarias las vitaminas C, B6 y niacina como cofactores y es necesaria para el metabolismo de las grasas.

Los adultos sintetizan suficiente carnitina en condiciones normales. Además, algunos alimentos como las carnes y los lácteos la contienen. La carnitina ingerida se absorbe en el intestino y se transporta rápidamente al interior de las células. El 97% de la reserva corporal de carnitina se encuentra en el las células del músculo esquelético.

Puede haber deficiencia de esta sustancia como consecuencia de algunos errores congénitos del metabolismo raros o en caso de algunas enfermedades hepáticas, renales, o en enfermos críticos.

Contenido de carnitina de algunos alimentos

Alimento Contenido de carnitina (mg)
Bistec de res (100g) 95
Carne molida de res (100g) 94
Carne de cerdo (100g) 28
Bacalao (100g) 5.6
Pechuga de pollo (100g) 3.9
Leche entera (100g) 3.3

 Para qué sirve la carnitina

La principal función de la carnitina es la de transportar a los ácidos grasos de cadena larga hacia las mitocondrias de las células para que puedan ser usados como fuente de energía.

Se ha sugerido desde la década de 1970 que la suplementación con carnitina podría aumentar la tolerancia al ejercicio, mejorar el desempeño en atletas, disminuir algunos síntomas en personas con cardiopatías como la insuficiencia cardiaca y la angina y mejorar la función cognitiva en enfermos de Alzheimer. También ha sido muy discutido el papel de los suplementos de carnitina como “quemadores de grasa” para reducir la grasa corporal y bajar de peso.

La carnitina juega un papel fundamental en el metabolismo de las grasas. Para que los ácidos grasos puedan ser utilizados como fuente de energía, deben pasar por un proceso llamado beta-oxidación, que tiene lugar en el interior de las mitocondrias de las células. Para que estos ácidos grasos logren llegar hasta ese destino, requieren de la carnitina que funciona como un transportador.

¿Sirven los suplementos de carnitina para mejorar el rendimiento deportivo o para quemar grasa corporal?

Como ya dije arriba, la carnitina es necesaria para oxidar ácidos grasos. Desafortunadamente no se ha podido demostrar que la suplementación con carnitina, o que una mayor disponibilidad de esta en los músculos logrará que exista una mayor oxidación de grasas.

A pesar de que las compañías de suplementos sostienen que dosis de 1 a 2g de carnitina al día mejorarán el desempeño en el deporte, ayudarán a ahorrar glucógeno, acelerarán la tasa de oxidación de grasas y favorecerán la pérdida de grasa corporal, los resultados de muchas investigaciones parecen indicar que la cantidad de carnitina no regula la tasa de oxidación de ácidos grasos.

Por otro lado, diversos estudios se han publicado cuyos resultados no mostraron que la suplementación con carnitina lograra siquiera incrementar los niveles de esta sustancia en los músculos después de 2 semanas y hasta 3 meses de suplementación. Otros estudios mostraron que se logró incrementar los niveles de carnitina muscular solo si la suplementación con carnitina se acompañaba de insulina, lo que resulta poco práctico e incluso riesgoso para ponerse en práctica fuera de los escenarios de investigación.

Un estudio más reciente (Wall, 2011) logró demostrar que la suplementación con carnitina (2g) e hidratos de carbono (80g) dos veces al día, durante 6 meses logró incrementar los niveles musculares de la sustancia en cuestión y mejorar el rendimiento deportivo. Evidentemente la fuerte carga de hidratos de carbono estimuló la producción de insulina. Sin embargo, se trata de una investigación en la que participaron solo 14 personas (hombres sanos que participaron voluntariamente) por lo que no es posible hacer conclusiones. Por otro lado, aunque aparentemente es más sencillo tomar una fuerte dosis de hidratos de carbono por vía oral que inyectarse insulina para mejorar los resultados, tampoco resulta práctico en la vida diaria para la mayoría de las personas. 80 g de hidratos de carbono dos veces al día suman un total de 640 calorías, que para una persona que sigue una dieta hipocalórica para bajar de peso limitarán mucho sus posibilidades en la dieta. Hasta para un deportista promedio podrían representar un problema.

Además, es necesario considerar que muchos de los suplementos de carnitina disponibles en el mercado contienen dosis mucho menores que las descritas arriba.

En estudios en los que se han usado suplementos de carnitina en personas que seguían una dieta baja en calorías y una rutina de ejercicio para bajar de peso, no se ha demostrado ningún beneficio en la cantidad de grasa corporal quemada o en el peso corporal perdido.

Como concluye Jeukendrup  (2011) en su estudio de revisión sobre “quemadores de grasa”, sustancias con la supuesta propiedad de incrementar la oxidación de grasas o el gasto energético total,  la lista de suplementos a los que se le atribuyen estas características crece aceleradamente gracias a los intereses de la industria de los suplementos nutricionales, pero su tasa de crecimiento no es proporcional al incremento en la disponibilidad de evidencias científicas sobre su utilidad.

Aún cuando no se han reportado efectos secundarios graves relacionados con el uso de carnitina, dada la falta de sustento científico y ante el costo elevado de los suplementos que la contienen parece razonable aceptar que en términos generales no debe recomendarse su uso para bajar de peso, quemar grasa corporal o para mejorar el rendimiento deportivo en la población general. Aunque tampoco existe información concluyente aún, parece más razonable su uso como parte del tratamiento médico de personas con padecimientos renales, hepáticos o cardiacos.

Fuentes:

Dinicolantonio, J., Niazi, A., McCarty, M. et.al. L-carnitine for the treatment of acute myocardial infarction.Rev Cardiovasc Med. 2014;15(1):52-62.

Jeukendrup, A., Randell, R. Fat burners: nutrition supplements that increase fat metabolism. Obes Rev. 2011 Oct;12(10):841-51.

Katz, D. Nutrición en la práctica clínica. 2a ed. Ed. Wolters Kluwer. España 2010. págs. 496-497.

Klein, D. An objective look at L-carnitine supplementation for fat-loss and enhanced performance. Disponible en:http://nutridylan.com/2012/11/30/an-objective-look-at-l-carnitine-supplementation-for-fat-loss-and-enhanced-performance/

Kudoh, Y., Aoyama, S., Torii, T., et.al. The effects of oral L-carnitine supplementation on physical capacity and lipid metabolism in chronic hemodialysis patients. Nephron Extra. 2014 Mar 25;4(1):33-41.

Soare, A., Weiss, E., Holloszy, J. et.al. Multiple dietary supplements do not affect metabolic and cardio-vascular health. Aging. 2014 Feb;6(2):149-57.

Villani, R., Gannon, J., Self, M., Rich, P. L-Carnitine supplementation combined with aerobic training does not promote weight loss in moderately obese women. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2000 Jun;10(2):199-207.

Volek, J. L-Carnitine burns body fat, boosts recovery, reduces muscle soreness and protects the heart. Disponible en:http://www.nutritionexpress.com/article+index/vitamins+supplements+a-z/protein/showarticle.aspx?id=1487

Wall, B., Stephens, F.  Chronic oral ingestion of l-carnitine and carbohydrate increases muscle carnitine content and alters muscle fuel metabolism during exercise in humans J Physiol. Feb 15, 2011; 589(Pt 4): 963–973.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Arroz refinado o arroz integral?

El arroz ha sido un alimento base en la dieta de los asiáticos por siglos. Aunque su consumo en los países occidentales es menor, se ha ido incrementado rápidamente.

Con los avances en la industria alimentaria durante el siglo XX, se hizo posible producir arroz refinado a grandes escalas. Para producir el arroz blanco  o refinado, el grano integral es sometido a un proceso con el cual se le retira la capa exterior y el germen. Y básicamente lo que queda es el endospermo, que consiste principalmente de almidón. En países desarrollados como Estados Unidos y el Reino Unido, más del 70% del arroz que se come es refinado.

Pero según sugieren los resultados de algunas investigaciones, deberíamos considerar sustituir el consumo de arroz refinado por arroz integral para reducir nuestro riesgo de diabetes mellitus tipo 2. El arroz  refinado tiene un índice glucémico alto, esto es, causa incrementos bruscos de los niveles de glucosa en sangre, lo que podría elevar el riesgo de diabetes. Por lo tanto, el arroz integral, igual que otros productos integrales, sería una opción más sana, pues libera la glucosa de una forma  más gradual.

En un estudio de revisión publicado en la revista Archives of Internal Medicine,  se analizaron los registros dietéticos de tres grandes estudios epidemiológicos llevados a cabo con cerca de 40.000 hombres y 157.500 mujeres y se examinaron los datos sobre el consumo de arroz y el riesgo de diabetes.

Los investigadores descubrieron que quienes consumían cinco o más porciones de arroz blanco a la semana tenían 17% más riesgo de diabetes que quienes consumían menos de una porción al mes.

Por el contrario, el consumo de dos o más porciones de arroz integral a la semana mostró una reducción de 11% en el riesgo de desarrollar la enfermedad, comparado con el consumo de menos de una porción al mes.

Los autores concluyen que  desde el punto de vista de la salud pública, debería recomendarse el reemplazo de granos refinados como el arroz blanco por granos integrales, incluido el arroz integral para facilitar la prevención de la diabetes tipo 2.

De hecho, en muchos países los nutriólogos hacemos la recomendación de que al menos la mitad de las porciones de cereales que se consumen al día sean cereales integrales por su mayor contenido de fibra y micronutrimentos, su menor índice glucémico y su menor densidad energética.

 

Fuente:

Qi Sun, MD; Donna Spiegelman, ScD; Rob M. van Dam, PhD; et.al. White Rice, Brown Rice, and Risk of Type 2 Diabetes in US Men and Women. Arch Intern Med. 2010;170(11):961-969.

 

 

Qué es el síndrome metabólico

Últimamente se escucha hablar con frecuencia del  síndrome metabólico por su fuerte impacto en la salud de la población mundial ya que no solo predispone al desarrollo de enfermedades como la diabetes,  la hipertensión y las dislipidemias, sino porque es en sí mismo un desencadenante de enfermedad cardiovascular catastrófica e incapacitante.

 

Qué es el síndrome metabólico

El síndrome metabólico, antes llamado síndrome X, es un conjunto de alteraciones metabólicas y cardiovasculares que se derivan de un estado de resistencia a la insulina y obesidad central o abdominal. Más que como una enfermedad en sí, podríamos verlo como una llamada de atención. Es algo así como “tener la pistola cargada” es espera de que alguien “jale el gatillo”.

La resistencia a la insulina ocasiona hiperinsulinemia (aumento de los niveles de insulina en sangre) e hiperglucemia (aumento de los niveles de azúcar en sangre). Estos factores en conjunto incrementan significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares relacionadas con hipertensión arterial, obesidad, diabetes y dislipidemias.

La resistencia a la insulina juega un papel fundamental en el desarrollo del síndrome metabólico, por lo que es importante entender mejor a qué se refiere.

La insulina es una hormona que se produce naturalmente en el organismo. Después de que una persona se alimenta, los niveles de azúcar o glucosa en sangre aumentan; es en ese momento cuando el páncreas produce insulina, que ayuda a distribuir esa glucosa a todos los órganos y tejidos del cuerpo para que sea usada como combustible.

La resistencia a la insulina es una respuesta defectuosa o anormal de la insulina en los tejidos periféricos como los músculos, el hígado y la grasa, en la que ésta hormona no ejerce sus funciones biológicas normales, ocasionando como mecanismo de compensación un aumento en su producción (hiperinsulinemia).

Es importante mencionar que los componentes del síndrome metabólico no son aislados, sino que se relacionan totalmente unos con otros; así que, un adecuado control de la obesidad mejorará la tolerancia a la glucosa y de la misma manera, cuando disminuye la resistencia a la insulina, se aprovecharán mejor los hidratos de carbono de los alimentos y será más fácil el control del peso corporal.

Factores de riesgo

El factor genético es un factor determinante para el desarrollo del síndrome metabólico. Algunos estudios demuestran que  los hispanos son uno de los grupos con mayor predisposición genética a padecer este síndrome. Sin embargo otros factores como el estilo de vida y el ambiente sociocultural son otros componentes  que  predisponen  a desarrollar síndrome metabólico. Dentro de los factores del estilo de vida que más pueden favorecer la aparición del trastorno se encuentran el llevar una dieta inadecuada, rica en grasas saturadas y azúcar  y pobre en fibra y el sedentarismo.

Diagnóstico

Aunque aún no existe un criterio unificado para hacer el diagnóstico de síndrome metabólico, uno de los criterios  actualmente aceptados es el que hace el diagnóstico cuando se conjuga la obesidad  con dos o más de los siguientes aspectos:

  • Circunferencia de cintura mayor de 94 en hombres y de 80 en mujeres
  • Glucosa en sangre de 100 mg/dl o más en ayunas o estar bajo tratamiento para controlarla
  • Triglicéridos en sangre de 150 ml/dl o más o estar en tratamiento para controlarlos
  • Lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno) por debajo de 40 mg/dl o estar en tratamiento
  • Presión arterial de 130/85 o más o estar en tratamiento para controlarla

 Tratamiento

Como en cualquier otra enfermedad, el objetivo del tratamiento para el síndrome metabólico es disminuir la mortalidad y las complicaciones relacionadas con el padecimiento así como mejorar la calidad de vida.

El tratamiento debe iniciarse con modificaciones al estilo de vida y los fármacos de prescribirán solo en caso necesario. La dieta y el ejercicio pueden ser suficientes para mantener un estado saludable y para prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

La dieta debe ser  rica en fibra, limitando el consumo de grasa y de alimentos con índice glucémico alto. El ejercicio debe ser predominantemente de tipo aeróbico, cinco veces por semana en sesiones de 30 a 45 minutos.

Con estas modificaciones al estilo de vida mejora la sensibilidad a la insulina y la tolerancia a la glucosa, se reduce la presión arterial y los niveles de triglicéridos, aumentan los niveles de lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno) y  mejora la función cardiopulmonar.

En algunos casos  será necesario agregar también tratamiento farmacológico para controlar la presión arterial, la glucosa en sangre o los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre. Estos casos deberán ser valorados individualmente por el médico.

 

Fuentes:

  • Carrillo, R., Sánchez, M., Elizondo, S. Síndrome metabólico. Recuperado de http://www.ejournal.unam.mx/rfm/no49-3/RFM49305.pdf
  • Alberti K, Eckel R, Smith Jr S y cols. Acuerdo sobre los criterios diagnósticos del síndrome metabólico. Circulation 120(16):1640-1645, Oct 2009.