Día Mundial de la Salud 2015: Inocuidad de los alimentos

Este 7 de abril de 2015, Día Mundial de la Salud, la OMS lo ha dedicado a la Inocuidad de los alimentos con la finalidad de promover esfuerzos para mejorar la inocuidad alimentaria durante todo el proceso desde las granjas y hasta que los alimentos llegan a nuestra boca, recordando que la responsabilidad de ésta inocuidad la compartimos agricultores, fabricantes, comerciantes y consumidores.

Un alimento es inocuo cuando no causará ningún daño a la salud de sus consumidores, por lo que debe estar libre de bacterias patógenas, virus, parásitos o sustancias químicas perjudiciales.

La OMS propone cinco claves para mantener la inocuidad de los alimentos que podemos practicar los consumidores en casa y las describo brevemente a continuación:

Clave 1: Mantener el alimento limpio.

No debemos olvidar lavar perfectamente frutas y verduras aunque se vayan a comer sin piel. También debemos cuidar la limpieza de los recipientes y anaqueles donde se almacenan los alimentos, así como la del refrigerador. Además debemos evitar exponer nuestros alimentos al polvo, agua contaminada o a los insectos.

Clave 2: Separar los alimentos crudos  de los cocinados

Un error frecuente en las cocinas de muchos hogares es el poner en contacto a los alimentos listos para comer con las carnes, pollo o pescados crudos, por ejemplo colocándolos en la misma tabla de picar, o sirviendo o guardando comida en recipientes o bolsas en las que había alimentos crudos o sin lavar.

Clave 3: Cocinar los alimentos completamente

El riesgo de contraer enfermedades transmitidas a través de los alimentos es mucho mayor si se consumen carnes, huevos y pescados crudos o a medio cocer, por lo que es conveniente evitarlos.

Clave 4: Mantener los alimentos a temperaturas seguras

Los alimentos que no van a ser consumidos de inmediato deben guardarse a temperaturas seguras, de preferencia en refrigeración o congelación si se desea preservarlos por más tiempo. Si un platillo va a recalentarse lo ideal es llevarlo a temperatura de ebullición nuevamente antes de comerlo. Aunque la temperatura ideal para el desarrollo de microorganismos varía entre unos organismos y otros, en general los platillos que permanecen tibios son un caldo de cultivo para muchos patógenos.

Clave 5: Usar agua  y materias primas seguras.

Debemos asegurarnos de que el agua que usamos para preparar alimentos es potable y de que todos los ingredientes que usamos en nuestra cocina son de buena calidad y nos garantizan haber sido manejados adecuadamente desde su producción hasta su venta.

Fuente:

OPS/OMS (2015). Día Mundial de la Salud 2015 tendrá como tema la Inocuidad de los alimentos. Disponible en: http://www.paho.org/panaftosa/index.php?option=com_content&view=article&id=960:dia-mundial-de-la-salud-2015-tendra-como-tema-la-inocuidad-de-los-alimentos&Itemid=0

Anuncios

Qué es el índice glucémico de los alimentos

El índice glucémico de los alimentos es una calificación que se da a los alimentos de acuerdo con su capacidad para elevar  la glucosa (azúcar) en sangre. El índice glucémico de un alimento depende de varios factores como la cantidad que se consuma, el tipo de almidones que contiene, la cantidad y tipo de fibra, el contenido de azúcar, proteínas y grasas, además del tipo de procesamiento que se le de antes de ser consumido.

Los alimentos con índice glucémico bajo se digieren y se absorben más lentamente, lo que provoca que el aumento de glucosa en sangre después de comerlos sea relativamente bajo y gradual. Como consecuencia de esto, se ha visto que el consumo de estos alimentos puede ayudar a mejorar los niveles de azúcar y triglicéridos en sangre de personas con diabetes. Además, pueden ser útiles en los regímenes para perder peso porque retrasan la sensación de hambre y mejoran el funcionamiento de la insulina que se encuentra alterado en gran parte de los pacientes obesos.

Algunos alimentos con índice glucémico bajo o moderado son: Frijoles, lentejas, tortillas de maíz, verduras crudas con cáscara, guayabas, mandarina, toronja, cereal integral. Algunos alimentos con índice glucémico alto son papas, cereales y panes refinados, arroz refinado y bebidas azucaradas.

Pasta tipo penne tricolor

325 kilocalorías, 4 g de fibra por porción

Ingredientes para 4 personas

  • 250 g de pasta tipo penne tricolor
  • 1 berenjena pequeña picada
  • 2 cdas de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/3 tza de perejil picado
  • 1 cucharada de alcaparras
  • 10 aceitunas negras sin hueso
  • 4 jitomates picados sin semillas
  • 1/2 vaso de vino blanco seco
  • 4 cucharadas de queso parmesano rallado
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Calienta el aceite en un sartén y cocina el ajo y las berenjenas por 5 minutos.
  2. Incorpora el vino blanco, las alcaparras y las aceitunas y cocina por 5 minutos más.
  3. Agrega el jitomate y el perejil. Cocina 10 minutos más y salpimenta.
  4. Aparte cuece la pasta al dente y escúrrela.
  5. Sirve la pasta junto con la pasta y acompaña con el queso parmesano.

Probióticos: Qué son y para qué sirven

Los probióticos son microorganismos que pueden  aportar algún beneficio a la salud. Pueden ser bacterias o levaduras y están disponibles para nuestro consumo en suplementos o en alimentos.

En condiciones normales  nuestro tubo digestivo alberga una gran cantidad de bacterias que le ayudan a mantenerse sano y que facilitan la digestión. Además, se cree que estas bacterias ayudan también a fortalecer nuestro sistema inmunológico. Esta flora intestinal normal puede verse afectada ante diferentes situaciones como diarreas, infecciones, uso de antibióticos, entre otras. Existen estudios que sugieren que las personas que toman habitualmente bebidas con probióticos pueden tener considerablemente menos  resfriados, enfermedades diarréicas e infecciones en los oídos.

Así que los probióticos pueden ayudar a mejorar la función intestinal y a mantener  el recubrimiento del tubo digestivo. Además pueden ayudar a protegernos de otros microorganismos causantes de enfermedades diarréicas y otras infecciones.

Además existen evidencias de que estas bacterias benéficas pueden mejorar el sistema inmune al estimularlo para “defenderse” pero de una forma más saludable que con bacterias nocivas.

 Beneficios de los probióticos

En el año 2008, un panel de expertos de la Universidad de Yale concluyó tras una revisión de los resultados de las investigaciones relevantes, que existen evidencias contundentes de la efectividad de los probióticos en:

  • Tratamiento de la diarrea aguda en niños
  • Prevención de la diarrea relacionado con el uso de antibióticos
  • Prevención de pouchitis e inflamación intestinal tras cirugías serias del tubo digestivo
  • Regular el sistema inmune
  • Tratar y prevenir el eczema relacionado con la alergia a la proteína de la leche de vaca

Por otro lado, los expertos agregaron que aunque existen menos evidencias contundentes, los probióticos podrían ayudar también a:

  • Reducir los síntomas del síndrome de colon irritable
  • Prevenir la diarrea infantil
  • Tratar la diarrea ocasionado por Clostridium difficile

 Contraindicaciones de los probióticos

En la mayoría de los casos tomar probióticos es seguro y no ocasiona efectos colaterales. De hecho hemos consumido  durante siglos productos que contienen microorganismos vivos como el yogurt o los quesos.

Sin embargo, los suplementos de probióticos podrían ser peligrosos en personas con un sistema inmunológico muy debilitado o con enfermedades serias como la pancreatitis.

Que tipo de probiótico es mejor

Existen en el mercado diferentes productos con probióticos. Hay suplementos en forma de polvo, tabletas o cápsulas. También hay alimentos adicionados con probióticos como yogurts y bebidas lácteas.

Según los expertos la forma en que se consuman estos microorganismos no importa siempre y cuando la dosis sea suficiente para que puedan multiplicarse en nuestro  intestino.

Sin embargo es probable que determinados tipos de microorganismos sean benéficos para enfermedades específicas. Por ejemplo, los Lactobacillus GG y Saccharomyces boulardii han mostrado evidencias de ayudar a reducir la duración de la diarrea infantil y a prevenir la diarrea relacionado con el uso de antibióticos  mientras que los Lactobacillus acidophilus no han mostrado beneficios en estos casos. Por el contrario, esta última bacteria, así como algunas otras tales como los Lactobacillus casei; Lactobacillus bulgaricus, o Streptococcus thermophilus son benéficas para prevenir la pouchitis e inflamación posterior a cirugías intestinales.

Para reducir los síntomas el colon irritable se han encontrado evidencias positivas con el uso de Bifidobacterium infantis y de una mezcla de diferentes microorganismos conocida como VSL#3.

Para prevenir las infecciones comunes en los niños  los microorganismos que podrían ser útiles son Lactobacillus casei, Lactobacillus LGG, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus plantarum, Bifidobacterium lactis,  y Lactobacillus johnsonii.

 Como usar los probióticos

Antes de comprar cualquier alimento o suplemento con probióticos verifica en  la etiqueta  la siguiente información:

  • Tipo de microorganismo o microorganismos que contiene
  • Cantidad de microorganismos por porción
  • Uso recomendado
  • Recomendaciones para el almacenamiento
  • Información de contacto de la compañía

Además, elije productos de marcas confiables y no pienses que será indispensable tomar el producto siempre.

 

5 alimentos saludables que nunca imaginaste

¿Que viene a tu mente cuando escuchas la frase alimentos saludables? Seguramente aparezcan al principio de la lista algunas frutas y verduras, pescados, semillas, lácteos bajos en grasa y algunas otras cosas como esas.

Pero existen otras cosas en tu alacena o refrigerador que pueden ser de gran valor para mejorar la calidad de tu dieta y tal vez no las tenías en mente. A continuación te doy 5 ejemplos de alimentos que con frecuencia son subvalorados.

  1. Tortillas de maíz. Proporcionan energía, calcio y fibra con muy poca grasa. Además su contenido de sodio es muy bajo, sobre todo si se compara con las cantidades que pueden tener otras fuentes de hidratos de carbono como el pan. Por si esto fuera poco, según estudios realizados en el Instituto Politécnico Nacional, las tortillas de maíz contienen un tipo de almidón que podría reducir los niveles de glucosa en sangre, por lo que son una excelente fuente de hidratos de carbono aún para personas con diabetes.
  2. Huevos. Es cierto que la yema de huevo es rica en colesterol, pero en una dieta saludable pueden incluirse unas tres piezas de huevo por semana sin ningún problema. Son fuente de proteína de muy alta calidad, su aporte de calorías es bajo y además contienen cantidades significativas de vitamina A, vitamina E, vitaminas del complejo B, cinc, selenio y fósforo.
  3. Hierbas de olor. Estos aromáticos saborizantes naturales pueden mejorar nuestra dieta al permitirnos dar un sabor agradable a la comida sin necesidad de usar grandes cantidades de sal, grasa u otros aditivos menos saludables.
  4. Frijoles. Deliciosos como guarnición, en sopas, ensaladas, sándwiches, tacos y otros platillos, no solo son una forma económica de agregar proteína a nuestra dieta; además son ricos en fibra que ayuda a controlar nuestros niveles de colesterol y glucosa en sangre. Por si fuera poco, son ricos en antioxidantes y magnesio que ayuda a controlar la presión arterial.
  5. Chocolate. Contiene aminoácidos que favorecen la producción de neurotransmisores que nos hacen sentir bienestar y mayor lucidez mental. Además el cacao es rico en antioxidantes útiles en la prevención del cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

 

 

¿Qué puede un nutriólogo hacer por tí?

Con frecuencia se piensa en el nutriólogo como en esa persona que da dietas para bajar de peso. En realidad los nutriólogos pueden hacer por tí mucho más que eso.

Un nutriólogo estudia a la Nutrición, que es el proceso a través del cual los organismos asimilan los nutrimentos para así mantenerse  en óptimas condiciones, pero también estudia a la alimentación, que abarca una gran diversidad de factores relacionados con el consumo de alimentos y su utilización por el organismo.

Según la Asociación Mexicana de Miembros de Facultades y Escuelas de Nutrición, el Licenciado en Nutrición, comúnmente llamado nutriólogo, es el profesional capaz de brindar atención nutriológica a individuos sanos, en riesgo o enfermos, brindar atención a grupos de los diferentes sectores de la sociedad, administrar servicios y programas de alimentación y nutrición, innovar y mejorar la calidad nutrimental y sanitaria de productos alimenticios.

Los nutriólogos pueden desempeñarse en diferentes áreas, por ejemplo:

  • Nutrición Clínica, en la que realizan acciones de promoción, prevención, tratamiento, control y rehabilitación en unidades y servicios de salud públicos o privados.
  • Nutrición comunitaria o poblacional, relacionada con la salud pública, en la que proporcionan atención nutriológica a grupos vulnerables.
  • Tecnología alimentaria, área en la que participan en la innovación de productos y en la evaluación y mejora de la calidad nutrimental y sanitaria de los alimentos durante su producción, distribución, transformación, desarrollo, comercialización y consumo.
  • Servicios de alimentos, área en la que el nutriólogo lleva a cabo la planeación, dirección, control y evaluación de las actividades de un servicio de alimentos, con la finalidad de asegurar los estándares de calidad a los consumidores que demandan el servicio.
  • Docencia e investigación, área relacionada con la formación y actualización de  profesionistas y con la generación y divulgación de nuevos conocimientos.

Como verás entonces, los nutriólogos deben poseer conocimientos y habilidades derivados de las ciencias exactas, biológicas, económicas, administrativas y sociales.

Así que un nutriólogo puede hacer por tí muchas cosas diferentes. Algunos ejemplos (entre otras muchas posibilidades) son:

  • En un consultorio el nutriólogo puede proporcionarte un plan de alimentación diseñado según tus necesidades y características para prevenir o tratar muchas enfermedades diferentes además del sobrepeso o la obesidad.
  • Si estuvieras hospitalizado, el nutriólogo puede indicar cuál es el tipo de dieta más adecuado para ayudarte a una pronta recuperación o para evitarte complicaciones posteriores.
  • Tanto en el consultorio, como en el hospital, o en tu comunidad, el nutriólogo puede brindarte orientación para que aprendas a alimentarte mejor.
  • Trabajando con grupos de personas, el nutriólogo puede planear y llevar a cabo programas de educación nutricional para prevenir problemas relacionados con la alimentación, por ejemplo en las escuelas o muchos otros tipos de comunidades donde se detecten riesgos.
  • Detrás del desarrollo, producción y evaluación de la calidad de muchos de los productos que consumes como parte de tu dieta, hay un nutriólogo.
  • En el comedor de la empresa donde trabajas o trabaja alguno de tus seres queridos hay un nutriólogo que planea el menú y trabaja para asegurar la calidad de los alimentos y platillos que se ofrecen.

Así que si pensabas en nosotros los nutriólogos solo como esos seres que te harán pasar hambre en el intento de hacerte adelgazar, ¡estabas equivocado!

 

 

 

 

 

 

 

Menú semanal 1

Como esposa y mamá de 2 quiero que mi familia disfrute su comida. Como nutrióloga me importa que lo que coman sea 100% saludable y como mujer que trabaja dentro y fuera de casa, algunas veces quisiera un poco de tiempo extra para planear bien las comidas que voy a ofrecerles. Y como he encontrado que a muchas de mis pacientes y amigas les pasa igual,  he decidido compartir con ustedes en esta sección la planeación de un menú familiar semanal.

Planeando por anticipado nuestro menú para la semana siguiente podremos comprar todo lo que necesitamos (y solo lo que realmente necesitamos), podremos adelantar con tiempo algunas preparaciones y sobre todo, nos aseguraremos de que la dieta que ofrecemos a la familia sea completa, equilibrada, variada y atractiva.

El objetivo es ofrecerles una base para que ustedes mismas planeen el menú para su familia. Tomen las ideas que les agraden y cambien las que no se adapten a sus gustos por otras que sean similares. Consideren que estos menús están planeados para personas sanas de diferentes edades, así que las cantidades de cada platillo tendrán que ajustarse a la edad, género, estado de salud y actividad física de cada persona. Siéntanse libres de dejarme sus comentarios. ¡Espero que les resulte útil!

  Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes
Desayuno Huevo revuelto con ejotes o nopales

Tortillas de maíz

Papaya picada

Te, café o leche descremada

 

Cereal de trigo integral con leche descremada

Plátano

Té o café

1 o 2 galletas de avena

Rebanada de melón

Sandwich de requesón con rebanadas de fresa, con pan integral

Té, café o leche descremada

Molletes con salsa pico de gallo

Jugo de mandarina

Té, café o leche descremada

Cocktail de papaya, melón y piña

Bisquet integral con mermelada reducida en azúcar

Leche descremada

Refrigerio Manzana con yogurt bajo en grasa y nueces picadas

 

Agua

Sandwich de pechuga de pavo

Verduras ralladas con limón y sal

Agua

Ensalada de pepino  y jícama con sal, limón y chile en polvo

Mazapán

 

Agua

Cubitos de amaranto

Papaya picada

Agua

Rollitos de lechuga con pechuga de pavo y piña

Galletas tipo Kraker

Agua

Comida Sopa caldosa de fideo con espinacas

Pollo a la naranja

Verduras mixtas al vapor

Frijoles de la olla

Tortillas de maíz

Piña rebanada

Agua

Arroz a la mexicana  con chícharos y zanahorias

Brochetitas de carne con verduras

Frijoles  de la olla

Tortillas de maíz

Melón

Agua

Sopa de lentejas

Flores de calabaza rellenas de requesón

Tortillas de maíz

Mandarina

Agua

Espaguetti integral en salsa de jitomate

Pescado blanco al vapor con jugo de limón y hierbas finas

Ensalada de lechugas con pepino y vinagreta

Duraznos

Agua

Sopa de poro y papa

Rollos de pollo rellenos de espinacas

Ensalada de betabel con naranja

Pan integral

Agua

 

Refrigerio Galletas marías o de animalitos 1 puñito de cacahuates Palomitas de maíz 1 puñito de pepitas Gelatina de yogurt con fruta
Cena Atole de avena con leche descremada y canela

Pan integral tostado con mermelada reducida en azúcar

Duraznos

Tostada horneada de maíz con ensalada de atún

Mandarina

Agua

Quesadillas de hongos con queso

Manzana

Té o leche descremada

Licuado de fruta con leche descremada

Pan árabe integral con requesón y aceitunas

 

Sandwich de atún con pan integral

Guayabas

Té o leche descremada