Zumba: Cómo adelgazar bailando

¿Qué es zumba?

¿Te has preguntado porque tanta gente puede bailar por horas y horas en una fiesta sin darse cuenta de cuánto tiempo ha pasado y sin sentirse agotada? Ese es el secreto de la zumba. En esta actividad se combinan diversos ritmos latinos como la salsa, la rumba, el merengue, y hasta el reggaetón,  lo que la hace dinámica y atractiva para públicos de todas las edades.

Zumba fitness es una  disciplina aeróbica que combina el ejercicio con la diversión por medio del baile. Es una forma integral de fortalecer el cuerpo, tonificar los músculos y sentirse a gusto con la actividad física.

Es un sistema de acondicionamiento simple y efectivo, que utiliza los principios del entrenamiento por intervalos y de resistencia para maximizar el consumo calórico y quemar  grasa en sesiones de 45 a 60 minutos.

Esta divertida disciplina surgió hace más de 10 años y fue creada por el colombiano Beto Pérez, bailarín y coreógrafo profesional. A partir de su llegada a Estados Unidos, la Zumba causó una gran sensación y rápidamente se dispersó por el mundo, volviéndose un éxito también en Europa.

¿Cuáles son los beneficios de bailar Zumba?

Con esta actividad se puede mejorar la condición física, quemar grasa, bajar de peso y tonificar todo el cuerpo, en especial los glúteos y piernas, y algunos ejercicios tienen su efecto directo en el área del abdomen. Estos efectos pueden empezar a notarse con tan solo tres semanas de haber empezado a practicar Zumba, aunque claro, como con cualquier otro tipo de ejercicio, se requiere disciplina y constancia para obtener los mejores resultados. Se recomienda practicarla al menos dos veces por semana e intercalarla con algún otro tipo de ejercicio.

Además, los ejercicios realizados en  una sesión de Zumba hacen que el organismo aumente los niveles de diversas hormonas y sustancias, lo que conlleva cambios psicológicos. El incremento de endorfinas en la sangre  estimula el buen humor, y el aumento de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina, estimulan la relajación y combaten el estrés. Y todo en conjunto, mejora el autoestima.  Al terminar una sesión, la gente se siente muy satisfecha, alegre y llena de energía.

Las sensaciones de bienestar que se producen con la liberación de las llamadas “hormonas de la felicidad” es casi adictiva, por lo que es más difícil renunciar a la Zumba que a otras disciplinas aeróbicas una vez que se ha comenzado.

Esta disciplina puede practicarse individualmente, por parejas o en grupo. Otro de las ventajas es que existen DVD’s con rutinas para practicarse en casa. Hay rutinas disponibles para principiantes, intermedios y avanzados y para tonificar diferentes partes del cuerpo.

¿Quiénes pueden practicar zumba?

Pueden practicarla hombres y mujeres de cualquier edad, incluyendo a los niños y niñas. No importa si saben bailar o no o su nivel de condición, ritmo o coordinación. El requisito es tener gusto por el baile y la diversión.

Por supuesto, quienes no han practicado ningún ejercicio en mucho tiempo o padecen de alguna enfermedad crónica como hipertensión, diabetes u obesidad severa deben consultar con su médico antes de iniciar.

Es importante también verificar que el instructor que imparta la clase sea calificado. El  creador de esta disciplina ha estado en muchos países, México entre ellos, para certificar instructores y enseñarles todos los aspectos de una clase, como la música que ha de escogerse y cómo crear las coreografías.

 Conclusión

Ningún ejercicio por si solo hará “magia” en tu cuerpo si no eres constante y disciplinado. Pero si buscas una forma divertida de hacer ejercicio aeróbico y te gusta bailar, la Zumba puede ser una excelente opción. Puedes quemar una cantidad similar de calorías que en una sesión de aerobics o spinning. Igual que ocurre con otros tipos de ejercicio, lo ideal es combinar dos disciplinas diferentes para obtener mejores resultados. Muchos clubes y gimnasios cuentan con este tipo de clases, así que visita algunos y pide que te permitan ver una clase de muestra. Si prefieres hacer ejercicio en tu casa, busca los DVD’s con videos de Beto Pérez, el creador de esta disciplina y sigue sus instrucciones al pie de la letra.

Anuncios

Para qué sirven los ejercicios abdominales

Todo el mundo quiere tener una cintura más delgada y un abdomen plano ¿no? Por eso  los ejercicios abdominales son tan socorridos, los aparatos para hacer abdominales son de los más peleados en el gimnasio y  cada año se vendan en el mundo montones de aparatos caseros para trabajar los músculos del abdomen. ¿Pero en realidad funcionan? Los ejercicios abdominales se encuentran quizá entre los ejercicios sobre los que existen más mitos y falsas creencias. ¿Quieres saber para qué sirven en realidad?

Para que NO sirven los ejercicios abdominales

Para bajar de peso. Con frecuencia en la publicidad de muchos aparatos caseros para hacer abdominales se recurre al recurso de prometer la pérdida de peso si se usa el aparato una cierta cantidad de minutos al día. Sin embargo, para adelgazar es necesario que el consumo de calorías sea menor que la cantidad de calorías gastadas cada día. Resultaría sumamente difícil generar este déficit de calorías solo por usar un aparato de esta clase. Para lograrlo es necesario llevar una dieta equilibrada baja en calorías y hacer ejercicio físico con regularidad.

Para reducir la circunferencia de la cintura. ¿Porqué si trabajamos los músculos de los bíceps o de los glúteos para incrementar su volumen pensamos que trabajar los músculos del abdomen nos hará reducir el tamaño de la cintura?

Para quemar la grasa del abdomen. No existe ningún ejercicio o dieta que logre la quema de grasa localizada en una sola área del cuerpo. Para reducir la grasa del abdomen debe reducirse la grasa corporal total. El porcentaje de grasa corporal  disminuye cuando esta grasa es utilizada como fuente de energía. Para lograr que la grasa acumulada sea quemada es necesario limitar la cantidad de calorías que se consumen en la dieta e incrementar el gasto a través del ejercicio. Una rutina de ejercicio completa debería combinar ejercicios aeróbicos con ejercicios de fuerza, flexibilidad y equilibrio.

Para que  SI sirven los ejercicios abdominales

Para fortalecer  y  tonificar los músculos del abdomen. Al igual que cualquier otro grupo muscular que se trabaja con regularidad, trabajar los músculos del abdomen los hará más fuertes, firmes y tonificados.

Para mejorar la postura. Tener músculos abdominales fuertes da un mejor soporte a la espalda, lo que mejora la postura. Claro que no sirve de mucho tener abdominales fuertes con músculos lumbares débiles. Tener una mejor postura puede prevenir o aliviar los dolores crónicos de la espalda y además puede hacer lucir a las personas más delgadas y con un abdomen más plano.

Para mejorar el rendimiento en diferentes deportes y disminuir el cansancio en actividades cotidianas. Los músculos abdominales tienen, entre otras funciones,  la de permitir la flexión del tronco frontal y lateralmente y su rotación hacia los lados. Fortalecer estos músculos facilita y da potencia a muchos movimientos corporales.

 abdominales con aparatoQue ejercicios abdominales son efectivos

Existen muchos tipos diferentes de ejercicios abdominales.  Lo cierto es que no es necesario hacer cientos de repeticiones para tener buenos resultados. Pocas repeticiones de ejercicios efectivos bien realizadas es todo lo que se necesita. Aunque el ejercicio ideal para cada persona depende de sus objetivos y de su nivel de condición física, en general muchos entrenadores consideran que algunos de los ejercicios más efectivos para fortalecer el abdomen son:

  • Las biciletas o crunches codo-rodilla.
  • Los crunches con pelota
  • En el gimnasio, los abdominales en el aparato llamado silla del capitán.

 La obsesión del abdomen plano

Las modas y los medios de comunicación han favorecido en gran medida la obsesión  de tantos hombres y mujeres por obtener un abdomen plano. Esta obsesión puede generar estrés, ansiedad y frustración y puede hasta favorecer la aparición de trastornos de la alimentación.

Desafortunadamente, para muchas personas no es físicamente posible tener un abdomen plano. De hecho el abdomen de los humanos está diseñado para tener una forma más bien redondeada. Adicionalmente muchos factores como la genética, la edad, la producción hormonal y algunas condiciones del tubo digestivo como la colitis pueden favorecer aún más su forma abombada.

Así que en lugar de enfocarse en obtener un abdomen de televisión o de revista, la mayoría de las personas deberían enfocarse en perseguir objetivos más razonables como  comer de una forma más saludable, reducir su porcentaje de grasa corporal, mejorar su condición física o mejorar su postura.