El salmón podría ayudar a prevenir la osteoporosis

salmón

Incluir pescado dos o tres veces por semana como parte de una dieta saludable es una recomendación que los nutriólogos damos con frecuencia. Los pescados son fuente de proteínas de buena calidad y son relativamente bajos en calorías, grasas saturadas y colesterol. Además, los pescados de aguas frías como el salmón, el atún, las sardinas y macarela son ricos en ácidos grasos poliinsaturados omega 3, que tienen propiedades cardioprotectoras y antiinflamatorias.

Pero además de ayudarnos a prevenir las enfermedades cardiovasculares, la particular combinación de ácidos grasos poliinsaturados de pescados como el salmón y el atún podría ser útil también para prevenir la disminución en la densidad ósea y la osteoporosis, según lo sugiere un artículo publicado en The American Journal of Clinical Nutrition.

En el estudio se examinó el consumo de pescado, así como la densidad ósea en el área de la cadera de una muestra de más de 600 adultos mayores que fueron seguidos durante 4 años. Se cuantificó el consumo de ácidos grasos omega 3, omega 6, y la relación entre ambos.

En los resultados se encontró que el consumo de pescados oscuros 3 o más veces por semana se asociaba con una mejor densidad ósea en el área de la cadera, lo que llevó a los investigadores a concluir que el consumo de pescado podría proteger de la pérdida de masa ósea.

Ya antes se había sugerido que los ácidos grasos poliinsaturados pueden favorecer la salud ósea a través de diferentes mecanismos como la disminución de la inflamación, la optimización del transporte de calcio y la reducción de las pérdidas urinarias de este mineral.

Aunque los autores reconocen que el estudio tienen algunas limitaciones, sus resultados apoyan hallazgos anteriores que sugieren que el consumo habitual de pescados ricos en ácidos grasos omega 3 puede ayudar a los adultos mayores a disminuir las pérdidas de masa ósea y a prevenir la osteoporosis.

 

Fuente:

Farina, E., Kiel, D. et.al. Protective effects of fish intake and interactive effects of long-chain polyunsaturated fatty acid intakes on hip bone mineral density in older adults: the Framingham Osteoporosis Study. Am J Clin Nutr May 2011 vol. 93 no. 5 1142-1151.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s